dcsimg


Tendencias en materia de financiación


El nivel de las contribuciones

Funding Trends 

En 2016 por sexto año consecutivo, el ACNUDH recaudó más fondos de los obtenidos en el año anterior. La Oficina recibió un total de 129,6 millones de dólares en contribuciones extrapresupuestarias, lo que representó un aumento del 3 por ciento en comparación con el año precedente (125,8 millones).

La entrada de fondos adicionales, entre otros los intereses y los ingresos varios, elevaron el total disponible en 2016 a 130,4 millones de dólares. Habida cuenta de que los gastos ascendieron a 122 millones, el ACNUDH registró menos gastos que ingresos por primera vez desde 2010. Esto se debió, sobre todo, a un cambio en los métodos contables aplicado en el conjunto de las Naciones Unidas, tras la adopción de las Normas Internacionales de Contabilidad del Sector Público (IPSAS), y al esfuerzo que realizó el ACNUDH para controlar el gasto mediante un seguimiento sistemático a lo largo del año. No hay motivos para la autocomplacencia, porque las necesidades insatisfechas todavía son enormes.

En 2016, las necesidades finales de fondos extrapresupuestarios fueron de 158,6 millones de dólares. Si el ACNUDH fuera a responder adecuadamente a todas las peticiones que recibe, necesitaría un volumen de contribuciones voluntarias no inferior a 250 millones. Por consiguiente, el ACNUDH lanzó un Llamamiento Anual para 2017 de unos 253 millones. El ACNUDH debe redoblar sus esfuerzos con miras a conseguir ingresos adicionales mediante contribuciones voluntarias y, al mismo tiempo, seguir esforzándose por lograr un aumento del presupuesto ordinario que le permita cubrir plenamente las actividades preceptivas existentes que ahora se subsidian con fondos extrapresupuestarios. Es preciso que estas contribuciones cuenten con la mayor flexibilidad posible y que se aporten en el marco de acuerdos plurianuales, con el fin de aumentar la previsibilidad y la sostenibilidad en lo tocante a la planificación. Asimismo, deberían pagarse lo más pronto posible a principios del ejercicio anual, para que ayuden a mitigar las dificultades de liquidez en los dos primeros trimestres del año. 

Número de donantes


 

En 2016, fueron 66 los Estados Miembros que realizaron contribuciones al ACNUDH, en comparación con los 62 que lo habían hecho en 2015, los 65 de 2014 y los 70 de 2013. En total, se registraron 82 donantes institucionales, en comparación con 71 en 2015, 74 en 2014 y 78 en 2013. Once gobiernos reanudaron su apoyo, tras haber pasado al menos un año de inactividad financiera. Otros ocho Estados Miembros se ausentaron de la lista de donantes, a pesar de los reiterados llamamientos del Alto Comisionado a que se ampliara la base de donantes del ACNUDH.

Para la Oficina resulta esencial lograr el apoyo de los nuevos Estados Miembros y mantener al mismo tiempo el de los donantes ya existentes. En los cuatro últimos años, solo 47 Estados Miembros han contribuido cada año, mientras que otros 41 lo han hecho al menos una vez en el cuatrienio.

Entre los 66 Estados Miembros que contribuyeron en 2016, había 24 miembros del Grupo de Estados de Europa Occidental y otros Estados, 16 del Grupo de Estados de Asia y el Pacífico, 13 del Grupo de Estados de Europa Oriental, 8 del Grupo de Estados de América Latina y el Caribe, y 5 del Grupo de Estados de África.



Base de datos del ACNUDH desglosado por grupo regional de donantes
 

Presupuesto ordinario versus contribuciones voluntarias

En total, el 45 por ciento de la financiación del ACNUDH procedió en 2016 del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas (en comparación con el 46 por ciento en 2015 y 2014, el 44 por ciento en 2013 y el 42,5 por ciento en 2012) y el 55 por ciento provino de contribuciones voluntarias (en comparación con el 54 por ciento en 2015 y 2014, el 56 por ciento en 2013 y el 57,5 por ciento en 2012). El aumento, en los últimos años, de la fracción del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas asignada al ACNUDH se ha debido a los recursos adicionales destinados a sufragar el proceso de fortalecimiento de los órganos creados en virtud de tratados y el costo de los mandatos adicionales, entre otros las comisiones de investigación, creadas por el Consejo de Derechos Humanos.

Asignación de fondos

Aunque la financiación total del ACNUDH aumentó ligeramente en 2016 (un 3 por ciento), la proporción de fondos no asignados a proyectos concretos sólo aumentó ligeramente ese año hasta el 38 por ciento del total del ingreso recibido, tras haber descendido bruscamente al 37 por ciento en 2015 (desde el 47 por ciento alcanzado en 2014 y el 54 por ciento de 2013). Este es el resultado de los esfuerzos realizados para atraer más financiación local para las actividades sobre el terreno y de la decisión de algunos donantes de asignar a proyectos específicos algunas contribuciones que anteriormente aportaban para fines generales. El ACNUDH también recibió financiación procedente de partidas presupuestarias que no están destinadas específicamente a los derechos humanos, tales como las que se asignan al desarrollo y la ayuda humanitaria.

El declive neto del nivel de contribuciones recibidas para fines generales en los últimos tres años limita cada vez más las facultades de la Oficina para usar los recursos allí donde se necesitan con mayor urgencia. El ACNUDH precisa de flexibilidad y autonomía en la asignación de recursos y, por ende, trata sobre todo que los donantes aporten recursos no asignados a proyectos concretos. El ACNUDH sigue aprovechando todas las ocasiones adecuadas para tratar de persuadir a los donantes de que deben aportar contribuciones para fines generales. En 2016, ascendió a 47 el número de donantes que contribuyeron con recursos que el menos en parte no estaban asignados a proyectos específicos.

Asignación de fondos 

Previsibilidad

La previsibilidad y la sostenibilidad son de la máxima importancia para que el ACNUDH pueda planificar y ejecutar sus actividades con un mínimo de flexibilidad y eficacia. Pero, el 1 de enero de 2016, el ACNUDH solamente podía contar con unos 21,2 millones de dólares en promesas de contribuciones, de los cuales 16,2 millones eran pagos correspondientes a arreglos de financiación plurianuales. En 2016, el ACNUDH mantenía arreglos de ese tipo con 10 donantes, entre ellos 9 Estados Miembros (Bélgica, Países Bajos, Nueva Zelandia, Noruega, Arabia Saudita, Suecia, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos de América), la Comisión Europea y tres donantes institucionales (American Jewish World Service, la Fundación Ford y la empresa Microsoft).

Contribuciones en especie

Algunos Estados Miembros que cuentan con oficinas del ACNUDH en su territorio, en particular Colombia, Qatar y Senegal, dan apoyo al personal de la Organización que trabaja sobre el terreno mediante el pago del alquiler de locales, servicios comunes (agua, gas, electricidad, etc.) y vehículos.

Oficiales subalternos

Algunos Estados Miembros también aportan al ACNUDH cierto apoyo financiero indirecto, al contribuir al Programa de Expertos Asociados de las Naciones Unidas, que administra el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales en Nueva York. A fecha de 31 de diciembre de 2016, el ACNUDH disponía de 23 expertos asociados (también denominados oficiales subalternos), que contaban con el apoyo de los gobiernos de Dinamarca, Alemania, Italia, Japón, República de Corea, Países Bajos, Noruega, Arabia Saudita, Suecia, Suiza y los Estados Unidos de América.

Voluntarios de las Naciones Unidas

Además, el ACNUDH recibe apoyo financiero indirecto a través del Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (UNV), que administra el PNUD. Al 31 de diciembre de 2016, el ACNUDH contaba con 17 voluntarios de las Naciones Unidas, enteramente financiados por los gobiernos de Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, República de Corea, Luxemburgo, Noruega y Suiza.