dcsimg


Logotipo de Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los derechos humanos y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Se reconoce cada vez más que los derechos humanos son esenciales para alcanzar el desarrollo sostenible. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sirvieron como parámetro de sustitución para determinados derechos económicos y sociales, pero hicieron caso omiso de otros aspectos importantes vinculados a los derechos humanos. Por el contrario, los principios y estándares de derechos humanos se encuentran ahora firmemente reflejados en un nuevo y ambicioso marco de desarrollo mundial, Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En septiembre de 2015, dirigentes de 170 países del mundo se reunieron en Nueva York en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible para aprobar la Agenda 2030. Este nuevo programa abarcaba un conjunto de 17Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 167 metas conexas, que servirían de marco general para orientar las actividades de desarrollo a escala nacional y mundial durante los próximos 15 años.

Los ODS son el resultado del proceso de consultas más amplio y participativo de la historia de las Naciones Unidas. Basada en el derecho internacional de los derechos humanos, la Agenda 2030 ofrece oportunidades decisivas para fomentar la aplicación de los derechos humanos entre personas del mundo entero, sin discriminación.

¿En qué son diferentes los ODS?

Universales: Mientras que los ODM se aplicaban únicamente a los denominados “países en desarrollo”, los ODS constituyen un marco de referencia verdaderamente universal y se aplicarán a todos los países. Todos los países tienen tareas pendientes en el camino hacia el desarrollo sostenible y todos se enfrentan a retos tanto comunes como individuales en la consecución de las múltiples dimensiones del desarrollo sostenible resumidas en los ODS.

Transformadores: En su condición de programa para ““la gente, el planeta, la prosperidad, la paz y las iniciativas conjuntas”, la Agenda 2030 ofrece un cambio de paradigma en relación con el modelo tradicional de desarrollo. La Agenda 2030 proporciona una visión transformadora para un desarrollo sostenible, centrado en las personas y el planeta, basado en los derechos humanos y consciente de las diferencias de género, que trasciende la estrecha perspectiva de los ODM.

Generales: Junto con una amplia gama de objetivos sociales, económicos y medioambientales, la Agenda 2030 promete “sociedades más pacíficas, justas e integradoras, libres del miedo y la violencia” con especial atención a la gobernanza democrática, el Estado de derecho, el acceso a la justicia y la seguridad personal (ODS 16), así como un contexto internacional propicio (ODS 17 y en todo el conjunto de la Agenda). Por consiguiente, la Agenda 2030 abarca temas relacionados con todos los derechos humanos, incluidos los derechos económicos, civiles, culturales, políticos y sociales, así como el derecho al desarrollo.

Integradore: La nueva Agenda trata de que nadie quede rezagado y contempla “un mundo de respeto universal hacia la igualdad y la no discriminación” entre los países y en el interior de estos, incluso en lo tocante a la igualdad de género, mediante la confirmación de la responsabilidad de todos los Estados de “respetar, proteger y promover los derechos humanos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, propiedad, nacimiento, discapacidad o cualquier otra condición.”

Seguir adelante

El ACNUDH ha hecho una sólida contribución a la integración de los derechos humanos en todo el proceso de definición de los ODS y tratará de velar por que las medidas políticas y estratégicas para aplicar la Agenda 2030 se basen en los derechos humanos.

En este sentido, será decisivo velar por que la Agenda 2030 se aplique con el apoyo de los recursos y el compromiso políticos necesarios. Al efecto deben crearse mecanismos de rendición de cuentas eficaces, que aborden tanto los deberes de los Estados como los del sector privado. La Agenda de Addis Abeba para la Acción, aprobada en la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación del Desarrollo, que tuvo lugar en Addis Abeba en julio de 2015, proporciona las bases para una alianza mundial renovada con miras al desarrollo sostenible. En este documento se ponen de relieve los recursos -económicos y de otro tipo- y las iniciativas conjuntas que se necesitan para la consecución de los ODS.

Está previsto que los exámenes a escala nacional y regional del progreso alcanzado en los ODS estarán reforzados por revisiones del progreso general a escala mundial que se efectuarán en el Foro Político de Alto Nivel. De conformidad con la promesa de la Agenda 2030 de ‘que nadie quede rezagado’, las tareas de supervisión deben evaluar los progresos logrados en la consecución de resultados para toda la población. A este fin será preciso disponer de estadísticas desglosadas que muestren claramente la situación de los grupos más desfavorecidos y de los afectados por la discriminación. Para responder a este desafío en materia de datos y a los riesgos y oportunidades que conlleva, será indispensable aplicar, enfoques basados en los derechos humanos a la labor de compilación de datos y análisis estadístico El seguimiento deberá centrarse en la reducción progresiva de las desigualdades a lo largo del tiempo en los planos local, nacional, regional y mundial, y deberán fortalecerse los vínculos con los mecanismos internacionales de derechos humanos.

Mensajes importantes

Declaraciones importantes del ACNUDH

Material de referencia adicional