dcsimg


La Declaración de Beirut y sus 18 compromisos de “Fe religiosa para los derechos humanos”

En marzo de 2017, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) presentó su iniciativa ““Fe religiosa para los derechos humanos” (en formato PDF) mediante la celebración de un taller de expertos en Beirut. Esta iniciativa facilita un ámbito de reflexión interdisciplinaria sobre los vínculos profundos y mutuamente enriquecedores que existen entre las religiones y los derechos humanos. Su objetivo es fomentar la creación de sociedades pacíficas, que defiendan la dignidad y la igualdad humanas para todos y en las que no sólo se tolere la diversidad, sino que también se respete y celebre plenamente.

En su mensaje de vídeo, al respecto, el Alto Comisionado hizo hincapié en que los dirigentes religiosos tienen la capacidad de ser agentes importantes en materia de derechos humanos, habida cuenta de la considerable influencia que ejercen sobre el pensamiento y las emociones de millones de seres humanos. En el Plan de Acción de Rabat aprobado en 2012, sobre la prohibición del fomento del odio nacional, racial o religioso que constituye una incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia, figuran ya algunas de las responsabilidades principales de los dirigentes religiosos en la lucha contra la incitación al odio. Al ampliar esas responsabilidades a todo el espectro de derechos humanos, los delegados de las organizaciones civiles y religiosas que participaron en el taller del ACNUDH en marzo de 2017 aprobaron la Declaración de Beirut y sus 18 compromisos de “Fe religiosa para los derechos humanos”. 


Vídeo

La Declaración de Beirut

En la Declaración de Beirut se considera que todos los creyentes –tanto si son teístas como no teístas, ateos u otros- deberían unirse para buscar modalidades de articulación en las cuales la “fe” contribuya a la defensa de los “derechos” de manera más eficaz, de modo que ambos se fortalezcan mutuamente. La expresión individual y colectiva de las religiones o las creencias prospera en contextos donde se protegen los derechos humanos. De igual modo, los derechos humanos pueden beneficiarse de los fundamentos éticos y espirituales hondamente arraigados que proporcionan las religiones o las creencias.

En vez de centrarse en las divergencias teológicas o doctrinales, la Declaración de Beirut propicia la definición de zonas comunes entre todas las religiones y creencias, con miras a defender la dignidad y el valor equivalente de todos los seres humanos.

La Declaración de Beirut está dirigida a personas que pertenecen a distintas religiones o creencias en todas las regiones del mundo, con el fin de fomentar sociedades coherentes, pacíficas y respetuosas, sobre la base de una plataforma común orientada a la acción, abierta a todos los agentes que compartan sus objetivos.

Descargue aquí un fichero en formato PDF con el texto de la Declaración de Beirut en inglés, francés, árabe, albanés or serbio.

Dieciocho compromisos de “Fe religiosa para los derechos humanos”

En estrecha conexión con la Declaración de Beirut se formularon los 18 compromisos de “Fe religiosa para los derechos humanos”, y sus actividades de seguimiento correspondientes. Entre esos 18 compromisos figuran los siguientes:

  • Evitar que se use el concepto de “religión de Estado” para discriminar a cualquier persona o grupo;
  • Revisar las interpretaciones de los textos religiosos que parecen perpetuar la desigualdad de género y los estereotipos nocivos o incluso condonar la violencia de género;
  • Defender los derechos de todos los miembros de las minorías;
  • Denunciar públicamente todos los casos de fomento del odio para incitar a la violencia, la discriminación o la hostilidad;
  • Vigilar las interpretaciones, decisiones y otras opiniones religiosas que contradigan abiertamente las normas y los criterios universales de derechos humanos;
  • Evitar que se supriman las opiniones críticas e instar a los Estados a que abroguen todas las leyes vigentes que castigan la blasfemia o la apostasía;
  • Perfeccionar los planes de estudio, materiales didácticos y manuales escolares; e
  • Interactuar con niños y jóvenes que sean víctimas de la incitación a la violencia en nombre de la religión o que pudieran ser vulnerables a esa prédica.

Descargue aquí un fichero en formato PDF con el texto de la Declaración de Beirut en inglés, francés, árabe, albanés or serbio.

El Simposio de Dakar (mayo de 2017)

Los días 3 y 4 de mayo de 2017, la Oficina Regional del ACNUDH para el África Occidental celebró, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Justicia de Senegal, un simposio para dirigentes religiosos y representantes de la sociedad civil sobre los derechos de las mujeres y los niños, desde la perspectiva del islam. En este simposio, que tuvo lugar en Dakar, se puso a prueba por primera vez la viabilidad de la Declaración de Beirut y sus 18 compromisos de “Fe religiosa para los derechos humanos”.

El Simposio de Dakar arrojó los siguientes resultados:

  • Validación, tras un debate exhaustivo, del marco de acción de los 18 compromisos y su adaptación al contexto senegalés;
  • Creación en Senegal de una coalición de “Fe religiosa para los derechos humanos”, abierta a nuevos afiliados de todas las confesiones; y
  • Establecimiento de un proyecto específico centrado en el compromiso número 13 relativo a los derechos de los niños, en particular de los niños que determinados “morabitos” explotan en nombre de la religión.

La reunión Rabat+5

En diciembre de 2017 está prevista otra reunión con representantes gubernamentales, instituciones nacionales de derechos humanos, autoridades religiosas y delegados de agrupaciones religiosas de la sociedad civil, que tendrá lugar con motivo del quinto aniversario del Plan de Acción de Rabat.

Su objetivo será definir una hoja de ruta mediante un análisis de los ámbitos prioritarios, poner de relieve las prácticas idóneas y precisar las modalidades de evaluación y apoyo a los proyectos de “Fe religiosa para los derechos humanos”, tanto existentes como futuros. En ese contexto, debería levantarse un inventario de agentes y proyectos pertinentes, para usarlo como base de datos específica con miras a identificar las lagunas actuales, definir estrategias de aumento de capacidad y alcanzar una visión de conjunto. El inventario podría alojarse en centros o instituciones universitarias especializadas, dotándolo de un método interdisciplinario y, de preferencia, en diversas regiones del mundo, para velar por la universalidad de su alcance y perspectiva, sobre la base de una metodología consensuada.

Esta labor permitiría fortalecer las capacidades de los mecanismos actuales de derechos humanos de las Naciones Unidas, al dotarlos de análisis precisos y actualizados de los contextos, las dinámicas y las señales de alerta temprana de los incidentes que podrían derivar en conflictos sectarios y actos de violencia perpetrados en nombre de la religión.

Faith for RightsSi usted desea plantear alguna pregunta al respecto o si quiere añadir su nombre a la lista de personas que respaldan la Declaración de Beirut y sus 18 compromisos, sírvase enviar un correo electrónico a faith4rights@ohchr.org
Para descargar el texto íntegro del informe y un resumen de “Fe religiosa para los derechos humanos”, (en PDF), pulse aquí (PDF)