dcsimg
Sitio web inglés Sitio web françés Sitio web español Sitio web ruso Sitio web arabe Sitio web chino OACDH cabecera


Header image for news printout
Palabras de apertura de la Sra. Presidente del Consejo de Derechos Humanos, S.E. Emb. Laura Dupuy en el evento "introduccion a la primera cumbre mundial de afrodescendientes: discussion de elementos clave"

20 de Julio de 2011

Buenos días,

Honorable Sr. Vicepresidente de la República de Honduras, Dr. Víctor Hugo BARNICA, su presencia y los esfuerzos de su país para llevar adelante la Cumbre son una señal clara del compromiso con el tema que hoy nos ocupa.

Deseo agradecer también a S.E. el Emb. Roberto Flores Bermúdez, Representante Permanente de Honduras ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, por la organización de este evento, a las señoras y señores Panelistas, así como a los representantes de la Sociedad Civil y señoras y señores Representantes Permanentes y delegados presentes,
Es muy grato para mí participar en la apertura de este evento preparatorio de la Primera Cumbre Mundial de Afrodescendientes, que se llevará a cabo en Honduras entre el 18 y el 21 de agosto próximo, en el marco del Año Internacional de las personas de ascendencia africana.

Nuestro continente, América, sufrió la trata transatlántica y la esclavitud, la cual se fue aboliendo paulatinamente a lo largo del siglo XIX, primero por leyes y sólo luego en la práctica.
Esa condición original de esclavo, que da lugar luego a la incidencia de la pobreza, pautó una discriminación estructural hacia la población afrodescendiente, determinando que esta población tuviera escasas oportunidades efectivas de acceso a mejores niveles de bienestar, de movilidad de social, viendo en definitiva vulnerados muchos de sus derechos humanos.
Hoy, a pesar de haberse abolido las formas más crueles e inhumanas del racismo, como la esclavitud y la trata de esclavos, la guerra contra la discriminación racial está lejos de haberse ganado. Subsisten en nuestro planeta nuevas formas de racismo, algunas explícitas y por ende punibles a través de legislaciones nacionales, pero también otras ocultas, menos visibles, incorporadas muchas veces a prácticas, costumbres cotidianas o improntas culturales, pero igualmente nocivas y por ende condenables.

Muchas veces, desde los inicios de nuestros Estados nacionales, se generó una autoimagen errónea de la sociedad, como la uruguaya, pretendidamente homogénea e integrada, que desdibujó la riqueza de la diversidad racial y étnica y silenció la incidencia de la comunidad afrodescendiente y de los descendientes de indígenas, así como sus herencias culturales y artísticas.

Al reconocer muy recientemente tal diversidad y comprobar los indicadores socio-económicos negativos en estos grupos, a pesar de ofrecerse el acceso general a oportunidades en el país, es que se decide pasar de un enfoque meramente universalista de las políticas sociales, a incluir también acciones complementarias focalizadas hacia las necesidades específicas de las poblaciones más vulnerables, como es el caso de la comunidad afrodescendiente, diseñando políticas de promoción de la inclusión y la equidad, así como una afirmación de las identidades de las minorías étnico-raciales en nuestra sociedad.

Por ello, debe asignarse una importancia crucial al mejoramiento estadístico, que permita captar la realidad socio-económica en la que viven las minorías étnicas y raciales en un país. Las estadísticas desagregadas son fundamentales para comprender cabalmente sus problemáticas y sus carencias y diseñar políticas diferenciadas adecuadas.
Los censos nacionales 2010-2011 aportarán sin dudas datos relevantes que se suman a los recabados por encuestas continuas o específicas.

Desde el punto de vista internacional, en las últimas dos décadas, las desigualdades raciales y étnicas se transformaron en un tema y preocupación primordial, particularmente en los foros vinculados a las Naciones Unidas, destacándose por supuesto la Conferencia Mundial contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas de intolerancia conexa en Durban, 2001 y su Conferencia de Revisión en 2009 y la lucha y superación de la discriminación racial como componente de la Declaración del Milenio.

Además de las actividades correspondientes a este Año Internacional, el Consejo de Derechos Humanos mantiene un ítem permanente en su agenda sobre la temática. Trabaja con sus propios mecanismos, como el Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre la aplicación efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, el Grupo de Trabajo de Expertos sobre las personas de ascendencia africana o el Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, y en permanente coordinación con otros mecanismos del sistema universal de promoción y protección de los derechos humanos, como el Comité para la eliminación de la discriminación racial (CERD), dejando claro así la importancia que esta temática tiene y debe tener para la comunidad internacional.

La lucha contra el racismo y la discriminación es un combate cotidiano y permanente y un deber para la sociedad toda. Por ello esperamos un compromiso de Estado, pero donde las INDH independientes, la sociedad civil organizada y los propios movimientos de los afrodescendientes tienen un rol crucial que jugar, no sólo por la legitimidad de sus reclamos, sino también por la experiencia adquirida en todos estos años de trabajo.

En ese sentido, la primera Cumbre Mundial de los Afrodescendientes surge como una excelente oportunidad para realizar un abordaje integral de la realidad de las y los afrodescendientes y como un espacio para el intercambio de las acciones concretas, progresos, buenas prácticas y los desafíos reales nacionales e internacionales y el fortalecimiento de la cooperación regional e internacional en la temática, para combatir el racismo, la discriminación racial y toda forma de discriminación, en el afán de lograr sociedades más inclusivas, que se basen en la equidad como valor central para la convivencia, el desarrollo y la construcción ciudadana y democrática de una nación.
Les deseo éxitos en sus trabajos.

Muchas gracias.