dcsimg
Sitio web inglés Sitio web françés Sitio web español Sitio web ruso Sitio web arabe Sitio web chino OACDH cabecera


Header image for news printout
Mensaje de la Presidenta del Consejo de Derechos Humanos, en ocasión de la 11ª Conferencia Internacional del Comité Internacional de Coordinación de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos

Amman, Jordania, 7 noviembre 2012

Su Majestad el Rey Abdullah II bin Al-Hussein,
Sra. Alta Comisionada Adjunta, Kyung-wha Kang
Sr. Presidente del Comité Internacional de Coordinación, Dr. Mousa Burayzat,

Excelencias,
Damas y caballeros,

Es para mí un honor poder participar en mi calidad de Presidenta del Consejo de Derechos Humanos, aunque sea por mensaje en vídeo, en esta ceremonia de apertura de la undécima Conferencia Internacional del Comité Internacional de Coordinación de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos.

Las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos son un actor fundamental en nuestras sociedades a la hora de recibir las preocupaciones y denuncias, y ayudar a articular planes y políticas de promoción y protección en materia de derechos humanos, colaborando con el Estado en esta fundamental tarea de responder a múltiples desafíos, pero como actor independiente.

Es importante que a nivel internacional puedan expresarse en diferentes foros, como es ya el caso en el Consejo de Derechos Humanos.

La revisión del Consejo, adoptada el pasado año, ha permitido dotar de un mayor protagonismo a las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, conformes con los Principios de París. En el marco del Examen Periódico Universal, las Instituciones Nacionales tienen ahora una sección separada en el resumen de información de los actores pertinentes, lo que les da más visibilidad, y pueden intervenir justo después del Estado durante la adopción del resultado del examen en el plenario del Consejo, ofreciendo su propia evaluación. Asimismo, durante los diálogos interactivos con los Procedimientos Especiales, después de la presentación de informes tras misiones país, la Institución Nacional respectiva puede intervenir inmediatamente después del país concernido. También hemos recibido mensajes en vídeo de INDH en nuestros paneles temáticos de reflexión y señalo uno reciente en setiembre sobre intimidaciones y represalias contra quienes participan o cooperan con Naciones Unidas y sus familiares. Todo ello supone un valor añadido a nuestros trabajos, al traer una voz del terreno. Además, las INDH pueden y deben contribuir en el seguimiento de las recomendaciones surgidas del EPU.

Permítanme ahora referirme al tema que nos ocupa: el rol de las INDH respecto a los derechos de las mujeres y las niñas y la promoción de la igualdad de género, con una atención especial a la violencia contra mujeres y niñas, y el empoderamiento de la mujer, tanto desde el punto de vista de los derechos económicos y sociales como del derecho a la participación.

Estos temas son de gran relevancia y actualidad. La crisis financiera, económica, alimentaria y climática que azota todos los rincones del mundo, pone en evidencia la especial vulnerabilidad ante las múltiples formas de discriminación a las que deben hacer frente. La violencia de género, la falta de acceso a la salud materna, la mutilación genital, los matrimonios precoces o forzados, las desigualdades laborales, la subrepresentación de la mujer en los puestos de decisión, la falta de medios y oportunidades, como el acceso al crédito, a la herencia, a la nacionalidad, a la educación, son sólo unos ejemplos. Las transiciones políticas en curso deben ser una oportunidad.

Ante esta situación es necesario elaborar e implementar políticas, planes y programas de promoción y protección de niñas y mujeres comprehensivos, que involucren a hombres y mujeres, niños y niñas, si queremos cambiar ciertos estereotipos; y programas de igualdad de oportunidades, que integren una perspectiva de género, así como situar a mujeres y niñas en el centro de las políticas macroeconómicas. Las mujeres, como principales interesadas, deben poder participar en pie de igualdad en el diseño de estas políticas públicas. Las INDH deben contribuir a esta reflexión nacional.

El nexo entre derechos humanos y desarrollo es claro. La pasada Cumbre de Río+20 volvió a poner de manifiesto la interrelación de las dimensiones ambientales, económicas y sociales, y la importancia de tener presente la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer para alcanzar un desarrollo sostenible. La negociación de los objetivos de Desarrollo Sostenible y metas de desarrollo post 2015 debe ser un estímulo para todos los actores.

Como ustedes saben, los derechos de la mujer y las niñas tienen un lugar destacado en la agenda del Consejo de Derechos Humanos, así como para la actual Presidencia uruguaya.

El Consejo cuenta con varios mecanismos consagrados a la promoción y protección de estos derechos.

Puedo nombrar la importante labor desempeñada por la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, por la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente las mujeres y los niños, o el recientemente creado Grupo de trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica, que con su alcance universal y el uso de comunicaciones, debe poder complementar al Comité CEDAW.

En materia de derechos del niño contamos con la Relatora Especial sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, e interactuamos con las Representantes Especiales del Secretario General sobre la Violencia contra los niños y para la cuestión de los Niños y los Conflictos Armados.

Contamos con un panel anual sobre los derechos del niño que en 2012 fue sobre la administración de justicia, así como con una resolución anual que en 2012 fue ómnibus y en 2013 se centrará en el tema de la salud de los niños, niñas y adolescentes. Las INDH deben poder hacer uso de estas resoluciones para promover los cambios necesarios en sus países.

La Convención sobre los Derechos del Niño tiene una ratificación casi universal y el Comité realiza su seguimiento y el de sus protocolos. El tercer protocolo sobre comunicaciones, abierto a la firma en febrero 2012, será una herramienta más para ofrecer garantías supletorias a las nacionales.

Por otra parte, el Consejo de Derechos Humanos busca la integración de la perspectiva de género en sus trabajos. Por eso, además del panel anual, que en setiembre de 2012 se centró en el empoderamiento de la mujer a través de los derechos económicos, sociales y culturales, vemos como otros Procedimientos Especiales (sobre Educación, Salud, Extrema Pobreza, entre otros) retoman el tema. Asimismo, la discusión anual sobre los derechos de las mujeres, en junio de 2012, abordó la cuestión de los remedios y reparaciones para las mujeres víctimas de violencia.

Siendo el tema de la violencia contra las mujeres y las niñas de especial sensibilidad, el Consejo adoptó la resolución 20/12 que, pide a la Oficina del Alto Comisionado que, en consulta con los interesados pertinentes, prepare, para junio de 2013, recomendaciones sobre la manera de crear o reforzar vínculos y sinergias entre los mecanismos del Consejo y otros procesos intergubernamentales pertinentes.

Entiendo que el vínculo con organizaciones regionales, subregionales y políticas comprometidas con la promoción y protección de los derechos humanos es fundamental. Celebremos que la nueva Comisión de Derechos Humanos de la OIC, haya elegido como prioridades los derechos de las mujeres y los niños.

Sin más, les invito entonces a seguir colaborando y contribuyendo en estos esfuerzos.

Muchas gracias.