dcsimg


Header image for news printout

Liu Xiaobo fue la definición misma del coraje cívico y la dignidad, dice Zeid

GINEBRA (13 de julio de 2017) – Quisiera expresar mi honda consternación ante la noticia de que Liu Xiaobo, figura emblemática de la paz y la democracia en China, ha muerto a la edad de 61 años. Expreso mi más sentido pésame y profundo respeto a su esposa, Liu Xia, sus familiares y amigos, con la esperanza de que puedan llorar su pérdida y honrar su memoria según deseen hacerlo.

El movimiento de derechos humanos de China y del mundo entero ha perdido a un adalid íntegro, que consagró su vida a defender y promover los derechos humanos de manera pacífica y constante, y que fue encarcelado por sostener sus creencias.
Liu Xiaobo y Liu Xia formaron una pareja valiente, con total devoción mutua. Insto a las autoridades chinas a que garanticen la libertad de movimiento de Liu Xia y a que le permitan viajar al extranjero, si decidiera hacerlo.

Liu Xiaobo fue la auténtica encarnación de los ideales de democracia y no violencia que con tanto ardor predicó. A pesar de que la cárcel y la separación de la esposa que adoraba hubieran podido suscitar en él la cólera y la amargura, Liu Xiaobo declaró que no odiaba a quienes lo perseguían y lo encarcelaban. 

Liu Xiaobo fue la definición misma del coraje cívico y la dignidad: un poeta e intelectual que deseaba un futuro mejor para su país y que luchó por hacerlo realidad. Un hombre que, a pesar de todo lo que sufrió, mantuvo su adhesión al ideario de la paz. Liu Xiaobo fue y seguirá siendo una inspiración y un ejemplo para todos los defensores de derechos humanos.

FIN

Si desea información adicional o material para medios de comunicación, puede ponerse en contacto con Liz Throssell (+41 22 917 9466 / ethrossell@ohchr.org)

Etiquete y comparta - Twitter: @UNHumanRights y Facebook: unitednationshumanrights