Tendencias en materia de financiación


El nivel de las contribuciones

El nivel de las contribuciones voluntarias a los derechos humanos de las Naciones Unidas ha aumentado sustancialmente desde 2010, pero luego disminuyó por primera vez en nueve años en 2019, cuando se recaudó un total de 179 millones de dólares, por debajo del nivel excepcional de 2018.

En 2018, UN Human Rights recibió 187,1 millones de dólares, lo que representa la cantidad más alta jamás recibida. En 2017, se recibió la tercera cantidad más alta de 142,8 millones de dólares en contribuciones voluntarias, seguida de 129,6 millones de dólares en 2016, 125,8 millones de dólares en 2015, 123,7 millones de dólares en 2014 y 121,2 millones de dólares en 2013. Entre 2010 y 2012, el monto de las contribuciones voluntarias aumentó gradualmente de 109,4 millones de dólares de los EE.UU. en 2010 a 111,1 millones de dólares de los EE.UU. en 2012.

Si se consideran exclusivamente los ingresos y gastos extrapresupuestarios, los ingresos adicionales, incluidos los ingresos por concepto de intereses y los ingresos varios, elevan el total de ingresos disponibles en 2019 a 181,3 millones de dólares. Con unos gastos que ascienden a 183 millones de dólares, la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos registró por primera vez desde 2015 más gastos que ingresos, y terminó 2019 con un déficit de 1,7 millones de dólares. El déficit se cubrió con las reservas acumuladas entre 2016 y 2018, cuando los ingresos superaron a los gastos durante tres años consecutivos.

Número de donantes

En 2019, el número de Estados Miembros que contribuyeron a los derechos humanos de las Naciones Unidas aumentó en tres, hasta 66. El número total de donantes disminuyó en cinco, hasta alcanzar un total de 84 donantes, frente a los 89 de 2018. Durante el período 2010-2019, el número de Estados Miembros contribuyentes fluctuó entre su nivel más bajo (62) en 2015 y su nivel más alto (71) en 2011, marcado por el aumento de las contribuciones impulsado por la Primavera Árabe. El número total de donantes que contribuyeron a los derechos humanos de las Naciones Unidas fue el más bajo en 2010 y 2015 (71) y el más alto (89) en 2018.

De los 66 Estados Miembros que contribuyeron en 2019, nueve renovaron su apoyo después de al menos un año de inactividad financiera. Otros siete Estados Miembros abandonaron la lista de donantes, a pesar de los reiterados llamamientos de la Alta Comisionada para ampliar la base de donantes. En los últimos cuatro años, solo 48 Estados Miembros aportaron una contribución cada año y otros 34 contribuyeron por lo menos una vez en el mismo período de cuatro años.

De los 66 Estados Miembros que hicieron contribuciones en 2019, 25 eran miembros del Grupo de Europa Occidental y otros Estados (de los 29 Estados Miembros que integran el grupo); 17 del Grupo de Asia y el Pacífico (de los 54 Estados Miembros que integran el grupo); 15 del Grupo de Europa Oriental (de los 23 Estados Miembros que integran el grupo); seis del Grupo de América Latina y el Caribe (de los 33 Estados Miembros que integran el grupo); y tres del Grupo de África (de los 54 Estados Miembros que integran el grupo).

En el período 2010-2019, el número de donantes por grupo regional fluctuó entre 24 y 28 en el caso del Grupo de Europa Occidental y otros Estados, entre 14 y 20 en el caso del Grupo de Asia y el Pacífico, entre siete y 15 en el caso del Grupo de Europa Oriental, entre seis y 10 en el caso del Grupo de América Latina y el Caribe y entre dos y cinco en el caso del Grupo de África.

El número de donantes no estatales, compuesto por organizaciones multilaterales, el sector privado y el sistema de las Naciones Unidas, ha aumentado gradualmente de siete en 2010 a un total de 26 en 2018, y ha disminuido a 18 en 2019.

El presupuesto ordinario frente a las contribuciones voluntarias

En 2019, UN Human Rights recibió 57,1 millones de dólares en fondos no asignados de 53 donantes. En términos absolutos, Derechos Humanos de la ONU recaudó la octava cantidad más alta de fondos no asignados. Sin embargo, los fondos no asignados a fines específicos representaron el 32% del total de contribuciones voluntarias recibidas en 2019, lo que supone un aumento del 2% con respecto al 30% de 2018, y representa una disminución espectacular con respecto al 43% de 2017 y el segundo porcentaje más bajo desde 2006. Durante el período 2010-2019, el porcentaje de fondos no asignados a fines específicos ha fluctuado entre el 30% (en su nivel más bajo en 2018) y el 54% (en su nivel más alto en 2010 y 2013).

Parte del aumento de la asignación de fondos para fines específicos puede atribuirse a la recepción de más financiación de origen local para el trabajo sobre el terreno y a las contribuciones de partidas presupuestarias no tradicionales a las que sólo se puede acceder como fondos asignados (como las partidas presupuestarias humanitarias y de desarrollo). Otras contribuciones que antes no estaban asignadas a fines específicos se proporcionan ahora como financiación más limitada.

Previsibilidad y sostenibilidad

El programa de derechos humanos de la ONU abrió sus puertas en 2019 con sólo 60 millones de dólares de ingresos predecibles en contribuciones prometidas que eran cuotas anuales de acuerdos de financiación plurianuales. En 2019, UN Human Rights tenía acuerdos de ese tipo con 16 donantes, incluidos 11 Estados Miembros (Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Italia, los Países Bajos, Nueva Zelandia, Noruega, Suecia, Suiza y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte), la Comisión Europea y otros cuatro donantes (la Fundación Ford, la Fundación MacArthur, Microsoft y las Fundaciones de la Sociedad Abierta).

Contribuciones en especie

Varios Estados Miembros, a saber, Colombia, Qatar y el Senegal, que albergan oficinas de derechos humanos de las Naciones Unidas, prestan apoyo en especie sufragando los gastos de artículos como el alquiler de locales, servicios públicos y vehículos. Las contribuciones correspondientes se acreditan a sus cuotas al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas.

Oficiales profesionales subalternos

Algunos Estados Miembros proporcionaron a ONU Derechos Humanos apoyo financiero adicional e indirecto contribuyendo al Programa de Oficiales Subalternos del Cuadro Orgánico de las Naciones Unidas, que es administrado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, en Nueva York. Al 31 de diciembre, el Programa de Derechos Humanos de las Naciones Unidas contaba con 32 funcionarios subalternos del cuadro orgánico (23 mujeres y 9 hombres) que recibían apoyo de los Gobiernos de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Italia, el Japón, la República de Corea, Noruega, los Países Bajos, Suecia y Suiza (véase el cuadro que figura a continuación). Suiza y los Países Bajos también financiaron a los funcionarios subalternos del cuadro orgánico que eran nacionales de países en desarrollo. Los no nacionales ascendían a seis de los 32 en 2019.

Voluntarios de las Naciones Unidas administrados por el PNUD

En 2019, un total de 104 VNU prestaban servicios en el ámbito de los derechos humanos de las Naciones Unidas, de los cuales el 31% eran VNU nacionales y el 67% mujeres. Al 31 de diciembre, el programa de derechos humanos de las Naciones Unidas contaba con 19 VNU financiados íntegramente por los Gobiernos de Alemania, Finlandia, la República de Corea, Luxemburgo, Suiza, el Organismo de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) y el Organismo Sueco de Cooperación para el Desarrollo Internacional (OSDI) (véase el cuadro siguiente). Alemania y Luxemburgo financiaron a los VNU que eran nacionales de países en desarrollo. De los 19 VNU, 15 eran jóvenes de 18 a 29 años de edad.