PROTOCOLO FACULTATIVO DE LA CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA (PFCCT)
SUBCOMITÉ PARA LA PREVENCIÓN DE LA TORTURA

Introducción

El Subcomité sobre la prevención de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (SPT, por sus siglas en inglés), es un nuevo tipo de órgano de tratado en el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas. El SPT dispone de un mandato preventivo, centrado en un enfoque innovador, sostenido y anticipatorio de la prevención de la tortura y los malos tratos. El Subcomité empezó a funcionar en febrero de 2007.

El SPT se creó en virtud de las cláusulas de un tratado, el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura (OPCAT). El OPCAT fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2002 y entró en vigor en junio de 2006.

El SPT está compuesto de 25 expertos imparciales e independientes con distintos antecedentes profesionales y procedentes de diversas regiones del mundo. Los miembros del SPT son elegidos por los Estados Partes en el OPCAT para ejercer un mandato de cuatro años y pueden ser reelegidos una sola vez.

¿Qué hace el SPT?

Mandato – El SPT tiene dos funciones primordiales. La primera consiste en viajar a los Estados Partes y, en el curso de su estancia en el país, visitar cualquier lugar donde haya personas privadas de libertad. La segunda es la función de ayudar y asesorar a los Estados Partes con miras al establecimiento de mecanismos nacionales de prevención (NPM), con arreglo a lo estipulado en el OPCAT, así como la prestación de asistencia y asesoramiento, tanto a los NPM como al Estado Parte en lo tocante a al trabajo de los NPM. Además, a fin de prevenir la tortura en general, el SPT colabora con los órganos y mecanismos pertinentes de las Naciones Unidas y con instituciones u organizaciones de ámbito internacional, regional y nacional. El SPT produce también un informe anual de carácter público sobre sus actividades, que presenta al Comité contra la Tortura y a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Además del trabajo que realiza sobre el terreno, el SPT se reúne tres veces al año para celebrar periodos de sesiones de una semana de duración, en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra.

Visitas – En virtud del OPCAT, el SPT dispone de acceso irrestricto a todos los lugares donde pueda encontrarse alguna persona privada de libertad, a los centros y las instalaciones, así como a toda la información pertinente. Los miembros del SPT visitan comisarías de policía, prisiones (civiles y militares), centros de reclusión (por ejemplo, centros de detención preventiva, de retención de inmigrantes, de internamiento de menores, etc.), instituciones de salud mental y atención social, y cualquier otro lugar donde pueda haber personas privadas de libertad.

Los miembros del SPT pueden realizar entrevistas confidenciales con las personas privadas de libertad y con cualquier otra persona que consideren que puede aportarles información pertinente, entre otros los funcionarios gubernamentales, representantes de los NPM o de las instituciones nacionales de derechos humanos, miembros de ONG, personal penitenciario, abogados, médicos, familiares de reclusos, etc. Las personas que proporcionan información al SPT no deben ser objeto de ninguna sanción o represalia por su colaboración.

A fin de que el SPT pueda cumplir cabalmente con el mandato recibido en virtud del OPCAT, el Subcomité ha establecido hasta el momento cuatro modalidades de visita: visitas de país, visitas de seguimiento, visitas de asesoramiento sobre los NPM y visitas de asesoramiento relativas al OPCAT. (Si desea conocer los detalles de estas visitas consulte la información sobre visitas y labores de seguimiento del SPT).

Todas las visitas las realizarán al menos dos miembros del SPT acompañados, cuando proceda, de expertos de reconocida experiencia y conocimientos profesionales acreditados, así como de miembros de la secretaría del Subcomité y, si fuera necesario, de intérpretes. 

Ayudar y asesorar – En virtud del artículo 17 del OPCAT, los Estados Partes tienen la obligación de crear NPM, que son órganos nacionales independientes para la prevención de la tortura y los malos tratos en la esfera nacional. El OPCAT y el SPT proporcionan orientación en lo tocante a la creación de estos órganos, incluso sobre su mandato, facultades y métodos de trabajo. Es responsabilidad de cada Estado velar por que exista un NPM que cumpla con los requisitos estipulados por el OPCAT.

Por su parte, el mandato del SPT comprende el cometido de ayudar y asesorar a los Estados en el establecimiento de los NPM, para lo cual ha elaborado las directrices sobre los NPM, con el fin de aportar más claridad a lo que se exige de los Estados en esta tarea. El SPT también asiste a los NPM al proporcionarles orientación acerca de las prácticas operativas eficaces y sobre cómo reforzar sus facultades, independencia y capacidad, con miras a fortalecer las salvaguardas para evitar el maltrato a las personas privadas de libertad. A este fin, el SPT está disponible para entablar un diálogo permanente con los NPM y trabaja en estrecha colaboración con ellos. 

¿Cómo lleva a cabo su labor el SPT?

El SPT efectúa visitas a los países durante las cuales una delegación de sus miembros recorre los lugares donde pueden encontrarse personas privadas de libertad. En el curso de esas visitas, los miembros del APT examinan las condiciones de reclusión, la vida cotidiana de los reos, el trato que reciben, los marcos legislativos e institucionales pertinentes y otros asuntos que puedan tener conexión con la prevención de la tortura y los malos tratos. Al final de la visita, el Subcomité redacta un informe en el que figuran las recomendaciones y observaciones dirigidas al Estado y solicita una respuesta por escrito en un plazo máximo de seis meses a partir de su recepción. Esta gestión da inicio a una nueva ronda de debates relativos a la aplicación de las recomendaciones del SPT, con lo que comienza el proceso de diálogo permanente. Los informes sobre las visitas del SPT tienen carácter confidencial, aunque el Subcomité alienta a los Estados Partes a que los publiquen, tal como autoriza el OPCAT.  

Cuando realiza las visitas para asesorar sobre los NPM, el SPT se centra en temas relativos al establecimiento y/o funcionamiento del NPM en el país en cuestión. Las visitas de asesoramiento relativas al OPCAT se centran en debates de alto nivel con las autoridades competentes acerca de una amplia gama de asuntos relativos al cumplimiento de lo dispuesto en el OPCAT.

El SPT se guía por los principios de confidencialidad, imparcialidad, no selectividad, universalidad y objetividad. El Subcomité realiza su labor con un espíritu de cooperación. Su propósito consiste en entablar un proceso de diálogo constructivo y colaboración con los Estados Partes, no en condenarlos. No obstante, si el Estado Parte se niega a cooperar o no adopta las medidas necesarias para mejorar la situación, con arreglo a las recomendaciones del SPT, el Comité contra la Tortura puede, a instancias del SPT, formular una declaración pública o dar a conocer el informe del SPT, en caso de que dicho informe no se haya publicado todavía.

Décimo Aniversario
Información específica del país