Francés | Inglés

Empresas y derechos humanos

El alcance y la repercusión cada vez mayores de la actividad empresarial han dado lugar a un debate sobre sus funciones y responsabilidades en materia de derechos humanos y han hecho que la relación entre las corporaciones y los derechos humanos llegue a figurar en el orden del día de las Naciones Unidas.

 Parque Industrial obreros de fábrica © Foto ONU

En 2005, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó la Resolución E/CN.4/RES/2005/69, en la que se pedía el nombramiento de un representante especial del Secretario General (SRSG por sus siglas en inglés),) para definir y aclarar las normas de responsabilidad y rendición de cuentas aplicables a las empresas transnacionales y otras entidades comerciales, en lo relativo a los derechos humanos. El marco conceptual de las Naciones Unidas denominado “Proteger, Respetar y Remediar” fue elaborado por el SRSG, que lo presentó al Consejo de Derechos Humanos en 2008. Sobre la base de este marco, el SRSG elaboró los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanoss (UNGPs), que fueron adoptados por unanimidad en el Consejo de Derechos Humanos en junio de 2011.

Estos Principios Rectores proporcionaron la primera normativa de alcance mundial para prevenir y abordar el riesgo de que las actividades empresariales repercutan negativamente sobre los derechos humanos y hoy siguen siendo el marco de trabajo aceptado por la comunidad internacional para reforzar la normativa y las prácticas en lo relativo a las empresas y los derechos humanos.

La labor del ACNUDH en materia de empresas y derechos humanos

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) desempeña varias funciones en materia de empresas y derechos humanos.

El ACNUDH dispone de un mandato para coordinar la agenda de las empresas y los derechos humanos en el sistema de las Naciones Unidas y, en colaboración con el Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos, elaborar orientaciones y cursos de capacitación relativos a la difusión y aplicación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos (A/HRC/RES/21/5). Esto significa que debe proporcionar asesoramiento, herramientas y orientaciones; apoyar el aumento de capacidades sobre la materia de todos los interesados a escala nacional, incluso mediante las operaciones del Alto Comisionado sobre el terreno y en el conjunto del sistema de las Naciones Unidas, y suministrar apoyo técnico a los dispositivos de derechos humanos. Desde 2014, la Oficina del ACNUDH viene ejecutando una importante iniciativa, que lleva por título Proyecto sobre rendición de cuentas y reparación*, cuyo propósito es reforzar la rendición de cuentas y el acceso a las reparaciones cuando las empresas incurren en graves vulneraciones de derechos humanos.

La Oficina del Alto Comisionado también apoya y asesora al Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos, un mandato de Procedimientos Especiales compuesto de cinco expertos independientes, con una representación geográfica equilibrada. El Grupo de Trabajo orienta la labor del Foro sobre empresas y derechos humanos, una reunión de carácter anual que es la mayor del mundo en materia de empresas y derechos humanos.

Asimismo, la Oficina del Alto Comisionado sirve de secretaría al Grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos, que se creó para preparar un instrumento internacional legalmente vinculante para regular, en el marco del derecho internacional de los derechos humanos, las actividades de las corporaciones transnacionales y otras empresas.

Además, el Alto Comisionado colabora permanentemente con asociados tales como la Oficina del Pacto Mundial de las Naciones Unidas (y sirve de “guardián” de los Principios de Derechos Humanos del Pacto Mundial), la OCDE (específicamente en lo relativo a las Líneas Directrices de la OCDE para las empresas multinacionales)), la OIT (que tiene una Declaración Tripartita), sobre empresas multinacionales) y otros, en lo relativo a la elaboración de herramientas y directrices para las empresas y otros interesados pertinentes con miras a integrar los derechos humanos en el mundo empresarial.