Indicadores de derechos humanos – Características principales del marco conceptual y metodológico del ACNUDH

El ACNUDH ha elaborado un marco conceptual y metodológico de indicadores que puede aplicarse y adaptarse al ámbito nacional. Este marco utiliza un enfoque común para definir los indicadores usados en el monitoreo de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

El marco recomienda la elaboración de indicadores estructurales, de procesos y de resultados. Esta configuración de indicadores debe contribuir a evaluar las medidas adoptadas por los Estados para cumplir con sus obligaciones, desde los compromisos y la aceptación de las normas internacionales de derechos humanos (indicadores estructurales), hasta los esfuerzos realizados para cumplir las obligaciones derivadas de esas normas (indicadores de procesos) y los frutos de esos esfuerzos (indicadores de resultados).

Con este marco no se busca la confección de una lista común de indicadores que pueda aplicarse en todos los países, sin tener en cuenta su grado de desarrollo social, político y económico, ni tampoco se trata de argumentar en pro de la elaboración de un baremo mundial compuesto que facilite la comparación entre los países, en lo tocante a la aplicación o el disfrute de los derechos humanos.

El marco proporciona orientación para definir indicadores que se ajusten al contexto y sean viables, en cumplimiento de las normas y los principios internacionales de derechos humanos. Mediante el uso del marco adoptado, se definen las listas de indicadores y se validan en relación con determinados aspectos temáticos y de derechos humanos.

La metodología escogida se centra primordialmente en indicadores que se compilan o pueden ser compilados por el sistema oficial de estadística, mediante el uso de encuestas y registros administrativos.

El marco se centra tanto en indicadores cuantitativos como cualitativos. Se han realizado esfuerzos para que los indicadores sean sencillos, basados en una metodología objetiva y transparente, y en la medida de lo posible, que hagan hincapié en el desglose según el tipo de discriminación prohibida y según el grupo de población vulnerable y marginado.

Los indicadores de derechos humanos permiten que los Estados evalúen sus propios progresos en la aplicación de esos derechos y el grado de cumplimiento de los tratados internacionales, y también facilitan las herramientas para que la sociedad civil monitoree los progresos y garantice la rendición de cuentas. Esos indicadores pueden ayudar a los gobiernos nacionales en la tarea de aplicar políticas basadas en los derechos, reforzar las causas que defienden los activistas de derechos humanos y ampliar el acceso a la información.