El marco de referencia de los derechos humanos

Declaración Universal de Derechos Humanos © Naciones Unidas Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. […]

Declaración Universal de Derechos Humanos, Artículos 1 y 2
Asamblea General de la ONU, 10 de diciembre de 1948

Introducción

Las vulneraciones de derechos humanos contra los migrantes suelen estar estrechamente vinculadas a leyes y prácticas discriminatorias y a actitudes muy arraigadas de prejuicio y xenofobia en su contra. Los instrumentos y las normas internacionales de derechos humanos ofrecen un marco de referencia amplio para la protección de los derechos y las libertades fundamentales de todos los seres humanos, incluso de los migrantes.

El principio de no discriminación es fundamental en el contexto del derecho internacional de los derechos humanos y está reflejado en todos los instrumentos internacionales de derechos humanos inspirados por la Declaración Universal, en particular en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. En la actualidad, todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas han ratificado al menos uno de los nueve tratados principales de derechos humanos de ámbito internacional y el 80 por ciento de ellos ha ratificado cuatro o más de los convenios que garantizan esos derechos.

La Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares (CMW, por sus siglas en inglés) es uno de los principales tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas. La CMW proporciona las pautas para las leyes y medidas que reconocen la vulnerabilidad específica de los migrantes. Además, la Convención promueve la creación de condiciones de vivienda y trabajo humanas para los trabajadores migratorios y estipula los derechos de sus familiares, que a menudo son denegados. Junto con el Convenio 97 de la Organización Internacional del Trabajo relativo a la migración para el empleo, y el Convenio 143 sobre los trabajadores migrantes (disposiciones complementarias), la Convención establece un marco de referencia de amplio espectro para la creación de políticas nacionales sobre migración y la cooperación internacional en la materia.

La Oficina del ACNUDH contribuye a velar por que las políticas, la legislación y las medidas relativas a la migración cumplan con las normas internacionales de derechos humanos, mediante su apoyo a diversos mecanismos de derechos humanos.

Los mecanismos de derechos humanos, tales como el Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes y el Comité sobre los derechos de los trabajadores migratorios, han manifestado claramente que, si bien los países tienen el derecho soberano a decidir las condiciones de entrada y residencia en sus territorios, también tienen la obligación de respetar, proteger y hacer cumplir los derechos humanos de todas las personas que estén bajo su jurisdicción, cualesquiera sean su nacionalidad, origen o situación migratoria.

El Comité:

La Convención:

Consejo de Derechos Humanos: