El Foro Social 2021

En 2021 el Foro Social tendrá lugar los días 11 y 12 de octubre en la Sala XVII del Palacio de las Naciones en Ginebra y virtualmente. De acuerdo con la resolución 44/22 del Consejo de Derechos Humanos, se centrará en "las buenas prácticas, los éxitos, las lecciones aprendidas y los retos en la lucha contra la pandemia del COVID-19, con especial atención a la cooperación y la solidaridad internacionales, y desde la perspectiva de los derechos humanos".

El Foro Social reunió a múltiples partes interesadas de todo el mundo para entablar un diálogo constructivo sobre el tema mencionado, con el fin de contribuir a una recuperación resistente para construir mejor juntos.

Más información sobre la acreditación y el acceso.

Antecedentes

El Foro Social 2021 se convocó en un momento en el que la humanidad se enfrenta a la profunda, inédita y múltiple crisis de la pandemia del COVID-19, que sigue suponiendo una amenaza para el tejido social y económico de los países de todo el mundo, además de la crisis sanitaria inmediata. Las alarmantes estadísticas que dan cuenta de la magnitud de los daños son que la OMS publica de forma rutinaria, incluyendo actualizaciones del número masivo de personas infectadas y de las muertes relacionadas con el COVID-19.

La pandemia del COVID-19 está sacando a la luz y exacerbando desigualdades sociales y económicas de larga data y patrones de discriminación en el disfrute de los derechos humanos. El colapso del comercio mundial, la caída de las remesas, las bruscas inversiones de los flujos de capital y la depreciación de las divisas plantean retos particulares a las naciones más pobres. Dentro de los países, los pobres, así como los grupos marginados y vulnerables, como las personas mayores, las mujeres y las niñas, los miembros de minorías étnicas y de otro tipo, los pueblos indígenas y las personas LGBTI, se ven especialmente afectados. Los efectos devastadores de la pandemia exacerban aún más las fuerzas de los conflictos y el cambio climático, que ya estaban frenando los avances logrados hasta ahora en la reducción de la pobreza en el mundo. El Banco Mundial prevé que, en 2021, la estimación de la pobreza provocada por la COVID-19 se eleva a entre 143 y 163 millones.

Estos retos se producen en un contexto de globalización, crecimiento de la población y cambios demográficos, lo que pone de manifiesto la interdependencia e interconexión del mundo. La cooperación y la solidaridad internacionales son indispensables para responder eficazmente a la pandemia y a las crisis mundiales conexas, y para hacer realidad la paz, los derechos humanos y el desarrollo sostenible. Como dijo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet:

"La pandemia de COVID-19 es una prueba para todos nosotros y para las sociedades y sistemas. Para salir fortalecidos de ella debemos ser solidarios. Para ser más eficaces, las medidas para detener la propagación del virus deben incluir acciones para proteger a los más vulnerables [...] Es precisamente en tiempos de crisis cuando los valores de los derechos humanos pueden ayudarnos a dirigir el mejor rumbo. Tenemos que unirnos y seguir trabajando por el bien común con convicción y determinación".

Las respuestas locales, nacionales, regionales e internacionales a las crisis deben estar a la altura de su naturaleza y escala únicas. Muchos Estados han tenido que adoptar medidas extraordinarias para proteger la salud y el bienestar de sus poblaciones, a menudo con un gran coste para sus sociedades y economías. Es de vital importancia que las respuestas socioeconómicas a la COVID-19 se basen en los derechos humanos. La comunidad internacional, tanto los Estados como los actores no estatales, tienen un papel fundamental que desempeñar en la prevención y mitigación del impacto de la crisis sobre los derechos humanos y en garantizar que las medidas adoptadas para apoyar la recuperación económica cumplan con las normas de derechos humanos.

El COVID-19 es una prueba para las sociedades, los gobiernos, las comunidades y los individuos. Es el momento de la solidaridad y la cooperación para hacer frente al virus y mitigar los efectos, a menudo no deseados, de las medidas destinadas a detener la propagación del COVID-19. El respeto de los derechos humanos en todo su espectro, incluidos los derechos económicos, sociales, culturales y civiles y políticos, será fundamental para el éxito de la respuesta y la recuperación de la pandemia.

Más información



Foro Social del Consejo de Derechos Humanos
Sesiones
Otros participantesd
Información de contacto

Secretaría del Foro Social

OHCHR-UNOG 8-14 Avenue de la Paix 1211 Ginebra 10, Suiza
Correo electrónico: socialforum@ohchr.org