Mandato del Secretario General de presentar informes sobre los actos de intimidación y represalia por cooperar con las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos

Informes del Secretario General conformes con la resolución 12/2 del Consejo de Derechos Humanos, sobre la cooperación con las Naciones Unidas, sus representantes y mecanismos en la esfera de los derechos humanos.

Informe de 2019 (A/HRC/42/30)
Informe de 2017 (A/HRC/39/41)
Informe de 2017 (A/HRC/36/31)
Informe de 2016 (A/HRC/33/19)
Informe de 2015 (A/HRC/30/29
Informe de 2014 (A/HRC/27/38
Informe de 2013 (A/HRC/24/29)
Informe de 2012 (A/HRC/21/18
Informe de 2011 (A/HRC/18/19
Informe de 2010 (A/HRC/14/19)

En la resolución 12/2 del Consejo de Derechos Humanos se invita al Secretario General a que presente anualmente al Consejo un informe con una recopilación y un análisis de toda la información disponible, de todas las fuentes pertinentes, sobre presuntas represalias, así como recomendaciones sobre la forma de hacer frente a la cuestión de la intimidación y las represalias. En el informe, titulado “Cooperación con las Naciones Unidas, sus representantes y mecanismos en la esfera de los derechos humanos”, se detallarán también las actividades del Subsecretario General.

Definición de acto de intimidación y represalia por cooperar con las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos

Sobre la base del mandato encomendado al Secretario General de que presente al Consejo de Derechos Humanos informes anuales sobre esta cuestión (véanse las resoluciones 12/2, 24/24 y 36/21 del Consejo), se insta a los Estados a que prevengan y se abstengan de todo acto de intimidación o represalia contra:

a) Quienes traten de colaborar o hayan colaborado con las Naciones Unidas, sus representantes y mecanismos en la esfera de los derechos humanos, o hayan prestado testimonio ante ellos o les hayan proporcionado información;

b) Quienes recurran o hayan recurrido a los procedimientos establecidos bajo los auspicios de las Naciones Unidas para la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y todos los que les hayan prestado asistencia jurídica o de otra índole a tal fin;

c) Quienes presenten o hayan presentado comunicaciones con arreglo a los procedimientos establecidos en los instrumentos de derechos humanos, y todos los que les hayan prestado asistencia jurídica o de otra índole a tal fin;
d) Los familiares de las víctimas de violaciones de los derechos humanos o de quienes hayan prestado asistencia jurídica o de otra índole a las víctimas.

En consonancia con el mandato encomendado al Secretario General, en el informe se podrán incluir los actos de intimidación y represalia por cooperar con cualquier actor de las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos. Por tanto, se podrán incluir casos relacionados, por ejemplo, con el Consejo de Derechos Humanos y sus órganos y mecanismos subsidiarios, incluidos el mecanismo de examen periódico universal, los procedimientos especiales, los órganos creados en virtud de tratados, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sus presencias sobre el terreno y sus asesores de derechos humanos, los equipos de las Naciones Unidas en los países, los componentes de derechos humanos de las misiones de mantenimiento de la paz u otras instancias de la Secretaría o los organismos especializados que trabajen en la esfera de los derechos humanos.

Con arreglo a esta definición, todos aquellos que cooperan con las Naciones Unidas –defensores y activistas de derechos humanos, trabajadores comunitarios, abogados, periodistas e incluso funcionarios públicos– son blancos potenciales. Pueden ser víctimas de esos actos, además de la persona contra la que están dirigidos, sus familiares, sus amigos y cualquier persona relacionada con ella.