Francés | Inglés

Actos de intimidación y represalia por cooperar con las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos

Alto Comisionado Adjunto para los derechos humanos © Foto UN/MINUSCALas Naciones Unidas llevan tiempo trabajando para prevenir y combatir los actos de intimidación y represalias contra las personas y los grupos que tratan de cooperar con la Organización en la esfera de los derechos humanos. En los últimos años ha aumentado el número de casos denunciados así como su gravedad. Esos actos adoptan formas diversas, que abarcan desde prohibiciones de viajar, amenazas y acoso (incluso por representantes de la autoridad), campañas de desprestigio, sometimiento a vigilancia y promulgación de leyes restrictivas, hasta agresiones físicas, detenciones y privaciones de libertad arbitrarias, torturas y malos tratos (incluidas agresiones sexuales), denegación de acceso a atención médica, y hasta asesinatos.

Las Naciones Unidas —y en particular sus órganos y mecanismos de derechos humanos— dependen de la cooperación de aquellos a quienes sirven. Las personas y los grupos que colaboran con la Organización transmiten conocimiento e información de gran valor que obtienen sobre el terreno, alertan al sistema de las Naciones Unidas si la situación cambia y favorecen la adopción de medidas apropiadas. La libertad de colaborar con las Naciones Unidas constituye un ejercicio esencial de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, y se debe respetar y proteger.  Cuando quienes colaboran con las Naciones Unidas sufren intimidaciones, amenazas, encarcelamiento o una suerte aún peor, perdemos todos, y la credibilidad de las Naciones Unidas queda en entredicho. Las Naciones Unidas en su conjunto tienen la responsabilidad colectiva de prevenir esos actos reprobables y ponerles fin.

El Subsecretario General de Derechos Humanos lidera la labor de las Naciones Unidas para poner fin a los actos de intimidación y represalias contra quienes cooperan con las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos

En octubre de 2016, el Secretario General expresó públicamente su profunda alarma por el aumento de las represalias y los actos de intimidación contra las personas que cooperan con las Naciones Unidas en el ámbito de los derechos humanos. Señaló que “esos actos socavaban la eficacia y la credibilidad de las Naciones Unidas y constituyen un ataque contra la propia Organización”, y añadió que “esos valientes individuos eran muchas veces la única fuente de información en entornos extremadamente difíciles, y que había que prestarles el mejor apoyo posible”. El Secretario General anunció que, previa consulta con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, había pedido al Sr. Andrew Gilmour, Subsecretario General de Derechos Humanos, que liderara los esfuerzos del sistema de las Naciones Unidas para abordar la cuestión de los actos de intimidación y represalias contra quienes cooperan con la Organización en la esfera de los derechos humanos. Esa labor se basará en iniciativas ya existentes y las complementará, e incluirá una mayor colaboración con los Estados Miembros y otros interlocutores clave.

Actualmente en la lucha contra las represalias colaboran múltiples entidades del sistema de las Naciones Unidas, como el ACNUDH, el Consejo de Derechos Humanos, los procedimientos especiales y los órganos creados en virtud de tratados. Sin embargo, como ha reconocido el Secretario General, hay que hacer más para reforzar la prevención y combatir todos los casos de represalias en todo el sistema de las Naciones Unidas, y dedicar al problema la atención que merece.

Sobre esta base, el Secretario General anunció su intención de intensificar la recogida de información sobre tales abusos, pidiendo a todos los actores del sistema de las Naciones Unidas que informasen sobre losmismos con más frecuencia, y alentándolos a adoptar medidas apropiadas. El Subsecretario General colaborará con el sistema de las Naciones Unidas, los Estados Miembros y otras contrapartes a ese respecto, y asesorará al Secretario General y al Alto Comisionado sobre cómo lograr una acción más enérgica a nivel de todo el sistema de las Naciones Unidas con el objetivo de prevenir las represalias, proteger contra ellas e investigarlas, y hacer que sus autores rindan cuentas.

A fin de ampliar y fortalecer la respuesta de las Naciones Unidas a las represalias a nivel de todo el sistema, el Subsecretario General se propone centrarse en los aspectos siguientes:

  • El desarrollo y la implementación de un sistema más integral de prevención y actuación ante los actos de intimidación y represalia en todo el sistema de las Naciones Unidas, entre otras cosas reforzando y coordinando la respuesta de todos los actores de las Naciones Unidas;
  • La ampliación de los contactos de alto nivel sobre la cuestión de las represalias y más concretamente sobre cómo prevenirlas, asegurar que se actúe en los casos urgentes y velar por que se apliquen medidas apropiadas cuando se produzcan. Se procurará entablar un diálogo constructivo con todos los interesados, en particular con los Estados Miembros y la sociedad civil;

La cooperación con todos los actores implicados. El Subsecretario General reconoce y acoge con beneplácito las actividades de diversos actores en el ámbito de las represalias e integrará su labor en las iniciativas que ya se están llevando a cabo, a fin de complementarlas y fortalecerlas.

Últimas noticias