Cooperación al Desarrollo


En virtud de la resolución 27/7 de 2014, el Consejo de los Derechos Humanos,  encomendó al Relator Especial sobre los derechos humanos al agua y al saneamiento, el Señor Léo Heller, que determine los retos y obstáculos para la plena efectividad del dichos derechos, así como identificar las deficiencias de protección, las buenas prácticas y los factores propicios a este respecto.

Actualmente, el Relator Especial está elaborando un informe sobre la cooperación para el  desarrollo y los derechos humanos al agua y al saneamiento. Este informe será presentado a la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre de 2016. El Relator Especial invitó a los Estados, las organizaciones intergubernamentales, las organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, las instituciones de derechos humanos, los organismos y entidades de las Naciones Unidas, instituciones académicas  y todas las  partes interesadas a contribuir con sus opiniones  perspectivas sobre este tema a través de un cuestionario, en este enlace.

El Relator Especial observa que la cooperación para el  desarrollo en los sectores del agua y del saneamiento debe contribuir a la realización de los derechos humanos, pero en la práctica no siempre se aplica un enfoque basado en los derechos humanos.

Entre las distintas obligaciones asociadas a los derechos humanos que incumben a los Estados y las agencias multilaterales, las obligaciones extra-territoriales se destacan como un tema clave para la cooperación internacional. En el informe, el Relator Especial identificará y examinará las distintas políticas y distintos procesos que existen para proporcionar asistencia para el desarrollo en los sectores del agua y del saneamiento. También, ofrecerá orientaciones sobre cómo garantizar un enfoque basado en los derechos humanos en la cooperación para el desarrollo.

Basándose en el informe de este año, el Relator Especial tiene la intención de continuar con la investigación, análisis y discusión con los  donantes y los Estados sobre dónde y cómo la ayuda es dirigida y manejada dentro del  Estado receptor, y los mecanismos necesarios de rendición de cuantas para todas las partes  involucradas para evaluar la realización  de los derechos humanos. El Relator Especial tiene la intención de elaborar un nuevo informe en 2017 sobre la continuación de esta investigación.