Header image for news printout

El Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares condena el tráfico de migrantes y la trata de personas en Libia e insta a los Estados a que tomen medidas urgentes para detener las violaciones de derechos humanos en contra de los mismos

​1° de diciembre de 2017

Ante las graves violaciones de derechos humanos ocurridas en Libia en contra de trabajadores migratorios y sus familias, que han sido denunciado globalmente por los medios de comunicación , y apoyando la declaración del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el Sr. Zeid Ra’ad Al Hussein, quien ha señalado los abusos y crímenes en contra de personas migrantes y la necesidad de una respuesta internacional, el Comité de Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares:

Rechaza y condena las graves violaciones de derechos humanos en contra de  los trabajadores migrantes y sus familias mantenidos en la esclavitud  en Libia, lo cual debe ser considerado un crimen de lesa humanidad.

Insta a que los Estados de origen y los Estados de destino de este grupo de migrantes en altísima vulnerabilidad, tomen medidas urgentes para  combatir el tráfico y la trata de personas, asegurando la  aplicación estricta de la  Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, adoptada por la Asamblea General en su resolución 45/158, de 18 de diciembre de 1990.  Asimismo exige que  se sancionen a los perpetradores y violadores de los derechos humanos de los migrantes en Libia, tanto dentro como fuera de  sus fronteras.

Llama a los Estados Africanos, para que tomen acciones jurídicas que permitan juzgar y condenar todas las agresiones en contra de trabajadores migrantes y a que lleguen a un acuerdo multilateral para asegurar la reparación a las víctimas, independientemente de su estatus migratorio o de su nacionalidad.

Convoca a los sistemas de justicia de Libia y de los países de origen de los migrantes esclavizados, para que reaccionen rápidamente con mecanismos de denuncia, asistencia legal y protección a las víctimas, y con el apoyo de las organizaciones  de la sociedad civil, los defensores de los derechos humanos y las instituciones nacionales de derechos humanos.

 Insta a que las autoridades migratorias en Libia, sigan el debido proceso en todos los casos de personas migrantes indocumentadas, en respeto y cumplimiento de la Convención  internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiars, y que aseguran que la  detención o privación de libertad debe ser el último recurso a ser aplicado a una persona migrante y que erradiquen cualquier tipo de política o práctica de detención de niños o ninas en el contexto de las políticas y procedimientos de migración ya que el interés superior del niño debería ser primordial.

Exige que se prioritize la protección de las mujeres y niñas migrantes victimas de esclavitud, del tráfico y/o de trata en Libia. Asimismo anima a que se  respeta  la identidad cultural de estas mujeres y se vele por su salud mental, su salud sexual y reproductiva, desde el momento en que sean acogidas por las autoridades del Departamento de Combate a la Migración Ilegal, hasta que lleguen a sus hogares bajo la protección de sus consulados o misiones diplomáticas de los países de origen.

Reconozca las medidas tomadas por  varias autoridades para poner fin a  las violaciones cometidas en  contra de los migrantes en Libia, y recuerda que se deben intensificar los esfuerzos y los recursos necesarios para
encontrar soluciones sostenibles.

Considera que las soluciones propuestas  deben ser duraderas y atender todas las etapas de la migración- origen, tránsito-destino-retorno-, así como abordar las causas estructurales de la migración forzada, para ofrecer seguridad y garantizar la dignidad de los trabajadores migrantes y sus familias en la región.

El Comité recuerda que la Convencióninternacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares representa uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de la legislación, normativas, políticas públicas y programas para la comunidad migrante en todos los Estados, que potencia y respalda la protección para los trabajadores migratorios y sus familias. De este modo es imprescindible que se cumpla cada uno de sus mandatos y que las agencias de las Naciones Unidas continúen con la denuncia de violaciones de derechos humanos de los migrantes en Libia y en la región. Asimismo es  necesario que se denuncie  a los gobiernos o autoridades que no cumplen con los compromisos internacionales establecidosla Convención para la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares.

Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares