Header image for news printout

Nota informativa sobre Irán

Portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos:  Rupert Colville

Lugar: Ginebra 

Fecha: 3 de abril de 2020

Tema:  Irán

Volviendo a Irán, estamos horrorizados ante la muerte de un delincuente juvenil después de recibir una brutal paliza por agentes de seguridad.

Según la información que hemos recibido, Daniel Zeinolabedini fue recluido en una celda de aislamiento y golpeado por agentes de seguridad de la prisión de Mahabad en la ciudad de Orumiyeh, en la provincia de Azerbaiyán Occidental, tras el estallido de una revuelta el 28 de marzo. Los prisioneros protestaban por sus condiciones en la prisión y por la negativa de las autoridades a liberarlos de forma temporal ante la pandemia de la COVID-19. 

Aparentemente, fue trasladado posteriormente a la prisión de Miandoab, también en la provincia de Azerbaiyán Occidental, donde sufrió nuevos malos tratos por parte de los oficiales de la prisión.

Su familia afirma que Daniel los llamó el 31 de marzo para contarles que le habían golpeado violentamente, que apenas podía respirar y que necesitaba ayuda de forma desesperada. Su muerte se confirmó el 2 de abril.

Nos indigna especialmente saber que Zeinolabedini estaba en el pabellón de los condenados a muerte por un crimen que supuestamente cometió en septiembre de 2017 a la edad de 17 años. Su condena por asesinato y sentencia a pena de muerte fueron confirmadas por el Tribunal Supremo de Irán en octubre de 2018. Daniel siempre mantuvo su inocencia.

Como hemos insistido repetidamente, está estrictamente prohibida la imposición de la pena de muerte por crímenes cometidos por personas menores de 18 años en el momento de la comisión del delito, con arreglo al derecho internacional en materia de derechos humanos, por lo que estas condenas han de ser inmediatamente anuladas.

Recordamos a Irán su obligación para proteger las vidas de las personas detenidas. Pedimos a las autoridades iraníes que lleven a cabo inmediatamente una investigación independiente e imparcial sobre la muerte de Zeinolabedini y que se exijan responsabilidades a los culpables.

También nos preocupa el destino de otras seis personas que fueron asimismo golpeadas durante la revuelta del 28 de marzo y conducidas a la prisión de Miandoab. Instamos a las autoridades iraníes a que adopten todas las medidas necesarias para proteger sus vidas.

FIN

Para más información y solicitudes de prensa, póngase en contacto con: Rupert Colville - + 41 22 917 9767 / rcolville@ohchr.org o Jeremy Laurence - + 41 22 917 9383 / jlaurence@ohchr.org o Liz Throssell - + 41 22 917 9296 / ethrossell@ohchr.org o Marta Hurtado - + 41 22 917 9466 / mhurtado@ohchr.org 

Etiqueta y comparte - Twitter: @UNHumanRights y Facebook: unitednationshumanrights