Header image for news printout

28º período de sesiones del Grupo de Trabajo de Expertos de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes
Justicia ambiental, la crisis climática y los afrodescendientes


English | 中文 | Русский

Declaración de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos 

24 de marzo de 2021 

Distinguidos miembros del Grupo de Trabajo, 
Excelencias, 
Colegas, 

Este debate organizado por el Grupo de Trabajo brinda una oportunidad importante y oportuna de desarrollar unas directrices sobre cómo abordar de forma efectiva la injusticia ambiental, las disparidades raciales, una protección desigual y la repercusión única que tienen la crisis climática y el racismo ambiental sobre los afrodescendientes. Espero con interés sus conclusiones y recomendaciones a este respecto.

Me gustaría agradecer al Grupo de Trabajo la labor que ha realizado en la supervisión y la documentación de la situación de derechos humanos de los afrodescendientes; las recomendaciones temáticas y por país realizadas por expertos, así como su poderosa labor de defensa.

Las Directrices Operacionales del Grupo de Trabajo sobre la inclusión de los afrodescendientes en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible articulan un enfoque basado en los derechos de la planificación del desarrollo que no dejará a nadie atrás.

El asesinato de George Floyd en mayo del año pasado generó un levantamiento global contra la brutalidad y la injusticia racial sistémica que los afrodescendientes afrontan en diversos países del mundo.

Ese movimiento de protesta, alimentado también por los efectos desproporcionados de la COVID-19 en los afrodescendientes, ha venido acompañado de una conversación mundial inusualmente generalizada sobre la medida en que el racismo, y sobre todo el antagonismo hacia las personas de color, penetra en las estructuras sociales, económicas y de gobernanza.

La crisis climática también tiene repercusiones profundas y desproporcionadas sobre los derechos de los afrodescendientes a la vida, a la salud, a la vivienda, a la alimentación, a la educación y a los medios de subsistencia, como ha destacado este Grupo de Trabajo. Estas repercusiones están vinculadas al racismo histórico y estructural, el cual ha llevado a comunidades de afrodescendientes a situaciones de marginación y pobreza.

Generación tras generación de discriminación racial implica que numerosos afrodescendientes, al igual que otros pueblos y comunidades discriminados, se ven obligados a vivir en zonas que son vulnerables a la degradación ambiental, y en las cuales su derecho a un entorno seguro, limpio, saludable y sostenible a menudo no se cumple. El emplazamiento de los vertederos, los almacenamientos de residuos tóxicos, las fábricas y las centrales eléctricas —así como la aplicación inadecuada de la normativa medioambiental— resulta común en comunidades densamente pobladas por afrodescendientes. Con frecuencia dan lugar a índices altos de asma, cáncer y otras enfermedades relacionadas con el medio ambiente, así como otros efectos menos visibles y a más largo plazo.

Los efectos negativos del cambio climático los sobrellevan desproporcionadamente las personas que viven en las condiciones peores protegidas —ya sean de tipo geográfico o laboral en el caso de empleos al margen de la economía formal—. Los afrodescendientes  —al igual que otros pueblos y comunidades— suelen ser objeto de abusos de derechos humanos por parte de las industrias extractivas y otros intereses empresariales.

El racismo ambiental plantea amenazas graves y desproporcionadas para el disfrute de varios derechos humanos, entre ellos, el derecho a la vida, a la salud, a un nivel de vida adecuado y derechos culturales.

Los afrodescendientes, que pretenden defender sus derechos humanos relacionados con el medio ambiente, se enfrentan en muchas partes del mundo a una violencia, amenazas e intimidación inaceptables. En algunos casos, los intereses empresariales pueden asociarse con ataques cuando los intereses empresariales se anteponen a los intereses de los trabajadores comunitarios. Y la expectativa de las empresas está clara: de conformidad con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, las expectativas empresariales deben abstenerse de violar los derechos de otras personas. Además, las empresas deben consultar a los defensores de derechos humanos como una fuente importante de conocimiento como parte de su debida diligencia en materia de derechos humanos, ya que los defensores desempeñan una función clave como guardianes, defensores y portavoces de las partes afectadas.

Distinguidos expertos,

Reconstruir a partir de la COVID-19 —tal y como tendrá que hacer cada estado— representa una oportunidad de crear nuevos sistemas que sean más justos y resilientes en un mundo más limpio, verde y seguro.

Esto exigirá un planteamiento basado en los derechos humanos que promueva la participación significativa de todos, incluidos de quienes corren más riesgo. Los afrodescendientes  deben formar parte de la solución climática.

Los organizadores de la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow se han comprometido a que esta “COP sea la más inclusiva hasta la fecha”. Los agentes y los Estados de las Naciones Unidas deben unirse a la sociedad civil y hacer que cumplan esa promesa. Resulta esencial garantizar la inclusión de los afrodescendientes —así como reconocer su liderazgo— en la toma de decisiones en todas las etapas de la acción ambiental. 

Tenemos que abordar las formas en que el racismo sistémico e histórico, además de los sistemas diversos e interconectados de discriminación, han afectado desproporcionadamente a los afrodescendientes.

Esto incluye dirigir la adaptación climática y los fondos de mitigación a comunidades que han sufrido históricamente la discriminación. Supone analizar las repercusiones raciales en las iniciativas de debida diligencia en materia de derechos humanos para toda acción climática y ambiental. Significa garantizar la rendición de cuentas ante las violaciones de derechos humanos, además de los daños ambientales y las reparaciones. Implica asegurar que los afrodescendientes sean consultados y disfruten de los beneficios derivados del uso de la tierra. Y significa ocuparse significativamente de las pérdidas relacionadas con el cambio climático y los daños sufridos por las comunidades marginadas.

La semana pasada recordé al Consejo que debemos abordar los legados de la esclavitud y el colonialismo para poner fin a la injusticia racial en la aplicación de la ley y en todos los ámbitos de la vida.

Tenemos que atajar de forma sistémica las causas principales de los daños de hoy día: la discriminación racial sistémica.

Este año se celebra el 20º aniversario de la Conferencia Mundial contra el Racismo de Durban, en la cual los Estados reconocieron que la esclavitud y la trata de esclavos constituyen crímenes contra la humanidad. Y una fuente de racismo hoy en día.

Es el momento de cumplir sus promesas de justicia racial.

La revisión a medio plazo de este año del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, al igual que el 20º aniversario de Durban, ofrece una oportunidad importante a los Estados para renovar su compromiso de tomar medidas que atajen las causas principales y las manifestaciones actuales de racismo, incluido el racismo ambiental. 

En calidad de Coordinadora del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, me gustaría subrayar que tenemos que concluir las negociaciones para establecer el Foro Permanente sobre los Afrodescendientes y desarrollar una declaración de las Naciones Unidas sobre el fomento y el pleno respeto de los derechos humanos de los afrodescendientes, en plena colaboración con los mismos.  

Mi Oficina está determinadamente decidida a erradicar la discriminación racial contra los afrodescendientes, en todas sus formas, y a fomentar el ejercicio de sus derechos humanos.  Seguiremos colaborando con los Estados miembro, los afrodescendientes, la sociedad civil, instituciones nacionales de derechos humanos y organismos de igualdad a la hora de aplicar las normas internacionales de derechos humanos y las recomendaciones que ustedes han ofrecido, entre otros. Pueden contar con mi pleno apoyo.

Les deseo un periodo de sesiones fructífero.

Gracias.