Header image for news printout

Seminario internacional "democracia paritaria, igualdad de género y derechos de las mujeres en la propuesta de nueva constitución de Chile"

Mensaje de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet

10 de diciembre de 2021

Es un placer dirigirme a ustedes en este día de los Derechos Humanos, dedicado a la igualdad.

La igualdad de derechos, la igualdad de género y la no discriminación están en la base de toda verdadera democracia. Así como están los derechos a expresarse y contribuir a la toma de decisiones. Todo el mundo, sin discriminación alguna, debe tener la misma oportunidad de influir en las decisiones que le afectan.

Lamentablemente, la discriminación subyacente contra las mujeres, incluso los roles de género, siguen desafiando su representación en igualdad en la vida política.

A nivel global, a pesar de los progresos que hemos hecho, no podemos negar la realidad: la representación igualitaria de las mujeres en la vida política avanza muy lentamente. Al ritmo actual, la paridad de género no se alcanzará en las asambleas legislativas nacionales antes de 2063; y no tendremos el mismo número de mujeres y hombres como Jefes de Gobierno antes de 2150.

Las mujeres que se enfrentan a múltiples formas de discriminación siguen estando muy rezagadas, incluyendo las mujeres jóvenes.  En 2018, por ejemplo, las mujeres menores de 30 años representaban poco más del 1% de los miembros de los parlamentos del mundo.

Necesitamos esfuerzos sostenidos para alcanzar una "democracia paritaria", sólida e inclusiva.

En este sentido, acojo con satisfacción la paridad en la elección popular de las y los 155 constituyentes chilenos y con escaños reservados para los pueblos indígenas. Esta paridad representa un logro significativo para que las mujeres, en toda su diversidad estén plenamente representadas, en pie de igualdad con los hombres, participando desde el principio  en la construcción de una nueva sociedad para las chilenas y los chilenos.

La Convención Constitucional y sus mecanismos de participación representan una oportunidad histórica para poner los compromisos de derechos humanos de Chile al centro de la nueva Constitución.

Así, se darán pasos firmes para superar la arraigada desigualdad de género, dejar atrás el modelo patriarcal y avanzar en el respeto, la protección y la garantía de los derechos de las mujeres. Estos incluyen el derecho a una vida libre de violencia y el goce de los derechos sexuales y reproductivos sin discriminación. También es esencial abordar el problema de la brecha salarial entre hombres y mujeres, que según el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile sigue en un 20%. 

Mi Oficina ha estado acompañando de cerca este proceso democrático y, hace unos días, inauguró un proyecto de contribución técnica en derechos humanos al proceso constituyente.

Este proyecto incluye orientaciones cortas y claras sobre los derechos humanos de las mujeres y el enfoque de género.  Esperamos que sean de utilidad para apoyar y nutrir el trabajo de los y las constituyentes e informar al público en general.  

En este sentido, saludo las conversaciones que sostendrán hoy sobre la inclusión de un enfoque de género en la Convención Constitucional.  Les deseo que sean muy fructíferas. Cuenten con el apoyo de mi Oficina.

Muchas gracias.