Cambiando la narrativa sobre la migración aprendiendo unos de los otros


Fiona Servaes, activista de los derechos de los inmigrantes“Al cambiar un poco nuestra perspectiva y darnos cuenta de los valores que compartimos con los migrantes, podemos empezar a cambiar la narrativa,” afirma Fiona Servaes. “Si nos centramos en nuestra humanidad compartida, estaremos dando pasos de gigante para cambiar la narrativa sobre la migración.”

Servaes, hija de un padre belga y una madre tailandesa, nació en los Países Bajos. De pequeña, su ‘casa’ no fue nunca un solo sitio: de niña, ella vivió en los Países Bajos, Bélgica, Australia y los Estados Unidos, y, de adulta, vive en la actualidad en Tailandia.

Su experiencia personal como migrante fue uno de los factores determinantes que la llevaron a ejercer la labor que realiza hoy en día. Servaes tiene formación académica y profesional en cuestiones sobre migración, y actualmente ocupa el puesto de Responsable de Defensa y Campañas sobre Derechos de los Refugiados y los Migrantes en ASEAN Parliamentarians for Human Rights (APHR), con sede en Bangkok, Tailandia. 

En su función actual, da apoyo a parlamentarios sobre cuestiones acerca de la migración en la zona, y gran parte de su trabajo se centra en los derechos de los Rohingya en Myanmar, Bangladesh y otros países de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental, así como en los derechos de los trabajadores migrantes. 

“Ha habido demasiado discurso de odio y discriminación contra migrantes en la región, en especial durante la pandemia de COVID-19,” explica Servaes. Nosotros creemos que al promover mensajes positivos y de esperanza podemos cuestionar la narrativa dominante.”

Servaes y sus colegas se encuentran actualmente en el proceso de planificación de una campaña pública que se pondrá en marcha en 2022, y que tendrá como objetivo cambiar la narrativa sobre los migrantes en Malasia. Al difundir mensajes de unión y positivos, animarán también a los parlamentarios a participar en esta narrativa alternativa.

“Tenemos mucho que aprender unos de los otros”

“La pandemia ha supuesto un gran desafío para todo el mundo, pero a menudo los migrantes han resultado afectados de forma desproporcionada,” asegura Servaes.

Es en este punto donde la generosidad y la solidaridad resultan fundamentales, afirma.

“Todos somos humanos, y nos enfrentamos a experiencias y emociones parecidas. Todos queremos lo mejor para nuestras familias y poder darles un medio de vida. Al mostrar generosidad hacia los migrantes demostramos que nos importan y que podemos conectar con ellos.”

Servaes reconoce que su situación es privilegiada: su familia tuvo la posibilidad de elegir mudarse entre países cuando ella era una niña. Ahora de adulta, ella tiene la misma oportunidad de poder elegir.

“Pero muchos migrantes no tienen esa posibilidad de elegir,” declara. “El hablar con migrantes y refugiados que se han visto obligados a abandonar sus hogares me ha ofrecido una mayor comprensión de las dificultades a las que se enfrentan y me ha dado la capacidad de ayudarles aún más.”

Son las conversaciones que tenemos con las personas que nos rodean las que pueden realmente fortalecer la empatía, y conseguir un cambio real, asegura ella. 

“Tenemos mucho que aprender unos de los otros”.

Poniendo enfoque en los valores compartidos

Servaes cree firmemente en que necesitamos alejarnos de las narrativas del miedo para dar prioridad a los valores compartidos. El difundir el miedo y el uso de la retórica del odio solamente servirá para crear barreras adicionales, explica, y esto genera una mayor desconfianza entre las personas.

“Con fin de generar una mayor confianza y una sociedad más inclusiva, debemos fijarnos en aquello que tenemos en común,” asegura. “La capacidad de resistir, la compasión, el trabajo duro, la determinación: estos son todos características y valores que cualquier persona puede tener, y recordar esto puede ayudarnos a conectar unos con otros, sin importar de dónde vengamos”.

Servaes reconoce que el cambio de la narrativa sobre la migración puede llevar su tiempo, pero recalca que es algo factible.

“Cualquier cosa que requiera de un cambio social lleva mucho tiempo,” explica. “Pero al mostrar una mayor humanidad y empatía, usando terminología inclusiva, y permitiendo que existan perspectivas diferentes, podremos lograr finalmente una narrativa más esperanzadora.”

Para ello, señala Servaes, las voces de los migrantes y de los propios refugiados no son solo importantes, sino vitales. 

“Darles a los migrantes y refugiados un lugar en los foros de toma de decisiones y permitirles participar en las decisiones que les afectan es fundamental si deseamos construir una sociedad nueva y más inclusiva.”

La migración ha sido siempre una parte de la historia humana, explica Servaes, y reconocer este hecho supone que podamos contribuir a mostrar mayor empatía hacia los migrantes. 

“Solamente podremos crear un mundo mejor para todo el mundo si lo hacemos juntos,” añade. “Y esto empieza por apoyarnos unos a otros, reforzándonos unos a otros y defendiendo a aquellas personas cuando no puedan hacerlo ellas solas.”

Derechos Humanos de las Naciones Unidas lanzó laCampaña#StandUp4Migrants en 2020 para ayudar a dar una nueva forma a la narrativa sobre la migración.

Con anterioridad al Día Internacional del Migrante el próximo 18 de diciembre, comparte con nosotros en las redes sociales tus historias y la visión del mundo que te gustaría ver usando el hashtag #StandUp4Migrants.

Descargo de responsabilidad: los puntos de vista, información y opiniones expresados en este artículo pertenecen a las personas que aparecen en la historia, y no reflejan necesariamente la política o posición oficial de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

16 de diciembre de 2021


Véase también