Es preciso proteger los derechos humanos durante las crisis humanitarias


Durante dos años, el virus del Ébola dejó a Liberia paralizada en las garras del miedo. Este país africano de 4,6 millones de habitantes estaba mal preparado para hacer frente a un virus desconocido.

Más de 10.000 personas contrajeron la enfermedad y casi la mitad de ellas falleció.

El Sr. Sekou Kanneh contrajo el virus del Ébola pero sobrevivió a sus estragos. Fue uno de los afortunados. Con la supervivencia de este grupo –y los retos que entrañaba- nació una nueva comunidad, la de los supervivientes del Ébola.

“Cuando me curé, traté de reunirme con otras personas, pero en todos los lugares por donde pasaba [la gente decía] ése es un superviviente del Ébola. Nadie quería acercarse a mí”, dijo el Sr. Kanneh.

La oficina del ACNUDH en Liberia lanzó una iniciativa denominada Ebola Human Rights Watch [Observación de derechos humanos en relación con el Ébola]. En más de 40 publicaciones, la oficina informó acerca de las cuestiones de derechos humanos que se planteaban en relación con el Ébola, tanto desde la perspectiva médica como desde la respuesta social.

El Sr. Marcel Akpovo, Director de la oficina del ACNUDH en Liberia, afirmó que la idea era hacer hincapié en la necesidad de apoyar y salvaguardar los derechos y la dignidad de las personas en el marco de una crisis humanitaria.

“Cuando ocurre una crisis como ésta, la mayoría de las veces se insiste en los aspectos tradicionales de la acción humanitaria, como la distribución de alimentos, los albergues y la protección física, que en su mayoría son aspectos materiales”, afirmó el Sr. Akpovo. “Pero se presta poca atención a los derechos humanos”.  

Pero como consecuencia del respaldo que proporcionó la oficina, mediante un programa de coordinación, el gobierno inició programas de recuperación y estabilización económica en los que se prestó especial atención a los derechos de las personas.

El ACNUDH es un agente excepcional en las iniciativas humanitarias, porque aporta una perspectiva y unos análisis que contribuyen a reforzar la respuesta, al incluir a todas las personas afectadas, sin discriminar a nadie.

El ACNUDH coordinó proyectos similares en Haití, tras el terremoto de 2010 y sus secuelas. El Territorio Palestino Ocupado y Ucrania son también ejemplos de la labor del ACNUDH, que ha trabajado muy cerca de la población para proteger los derechos humanos en el marco de la acción humanitaria.

20 de mayo de 2016

Véase también