El sufrimiento de los civiles en Irak es abrumador, afirma el jefe del ACNUDH


El sufrimiento de la población iraquí ha alcanzado niveles “abrumadores”, afirmó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

El Alto Comisionado pidió medidas urgentes para ayudar a las víctimas y los supervivientes, en medio de informaciones sobre asesinatos, torturas, ataques con armas químicas, uso masivo de “escudos humanos” y explotación sexual de niñas y mujeres. En algunos casos, se informa de que las víctimas han sido asesinadas simplemente porque tenían tarjetas SIM o teléfonos móviles.

“El grado de sufrimiento en Mosul y otras zonas ocupadas por el EIIL es abrumador e intolerable”, declaró el Alto Comisionado.

“Es preciso que a las víctimas y los supervivientes de abusos de derechos humanos se les imparta justicia de manera equitativa, transparente y eficaz”.

“El gobierno de Irak debe proceder con celeridad a restaurar el cumplimiento efectivo de la ley en las zonas que ha recuperado del EIIL, para velar por que los combatientes capturados y sus presuntos colaboradores reciban un trato conforme a la legalidad. Esta medida es decisiva para reducir las posibilidades de que ocurran venganzas y castigos colectivos”.

Los informes sobre abusos graves de derechos humanos que recibe el personal competente de las Naciones Unidas destacado en Irak indican que ha habido reclutamiento de niños y que se les ha obligado incluso a realizar ejecuciones. Se calcula que decenas de miles de civiles han sido desplazados por el conflicto y que muchos de ellos han sido usados como “escudos humanos”.  

La información recibida en los últimos días indica que, al parecer, 40 civiles fueron fusilados en Mosul y sus cuerpos quedaron expuestos públicamente, tras haber sido acusados de “traición y colaboración” con las Fuerzas de Seguridad Iraquíes (ISF, por sus siglas en inglés). 

En un video dado a conocer por el EIIL aparecen cuatro muchachos, al parecer de entre 10 y 14 años de edad, que fusilan a cuatro personas acusadas de espiar para el ISF y las fuerzas peshmergas del Kurdistán.

Según los informes, las mujeres de la minoría yazidí que permanecen secuestradas por el EIIL fueron trasladadas a Mosul, ya sea para servir de esclavas a los combatientes del EIIL o para usarlas como escudos humanos en los convoyes.

Asimismo se informó de que los miembros de las ISF y del Partido Islámico de Irak capturados por el EIIL han padecido abusos de derechos humanos. Esos militantes figuraban entre las casi mil personas que, al parecer, fueron halladas en una prisión subterránea de Mosul, muchas de las cuales presentaban signos de tortura y desnutrición. Se informó también de que los cuerpos de oficiales de las ISF y otros detenidos por el EIIL se hallaban entre los cadáveres que se encontraron en una fosa común excavada en el instituto de agronomía de Haman al-Alil.

El ACNUDH afirma que ha recibido informes de que algunas personas murieron tras inhalar el humo causado por el fuego en una fábrica de azufre que el EIIL incendió en el distrito de Shura, en Mosul. Otras informaciones indican que se han almacenado ingentes cantidades de azufre y amoníaco en lugares habitados por la población civil.

El Alto Comisionado recibió con agrado la declaración formulada por el Primer Ministro de Irak en el sentido de que los ataques contra los civiles y sus propiedades eran inaceptables, pero hizo hincapié en la necesidad de que el gobierno adopte medidas sólidas, transparentes y basadas en los derechos humanos para prever y evitar las represalias y los asesinatos por  venganza.

Zeid señaló que al mismo tiempo que se imparte justicia formal, se necesitan programas que contribuyan a la reconciliación entre las comunidades y ayuden a la gente a reconstruir sus vidas, lo que abarca la prestación de servicios médicos y psicosociales, la vivienda, la educación y el apoyo financiero.

“Todos los iraquíes deben comprender que el Estado, a través de su acción, es capaz de protegerlos mediante el enjuiciamiento de los autores de los horribles crímenes que se han cometido contra ellos”, afirmó.

11 de noviembre de 2016

Véase también