El monitoreo de derechos humanos en Yemen potencia las voces de las víctimas


Mohammed Ali Mosleh gesticulaba, sentado sobre los escombros. Montones de piedras y cascotes era todo lo que quedaba de dos edificios de apartamentos. El 25 de agosto de 2017, poco antes de medianoche, varias bombas que cayeron sobre los inmuebles, mataron a 30 personas, hirieron a docenas más y destruyeron los edificios que albergaban el apartamento de su familia. Hasta el día de hoy, el Sr. Mosleh no entiende por qué ocurrió todo eso.

El monitor de derechos humanos Aidi Al Monify conversa con Mohammed Ali Mosleh, que está sentado sobre las ruinas de su casa en Sana’a (Yemen). © Créditos: Kaylois Henry/ACNUDH

“Aquí no había soldados. Sólo somos gente común. ¿Por qué nos bombardearon? Hasta ahora, nadie nos ha explicado por qué lo hicieron”, afirmó.

Junto a él, Hisham Ali Mekhlafi y Aidi Al Monify escuchaban, formulaban nuevas preguntas y tomaban notas. En su calidad de monitores de la Oficina del ACNUDH en Yemen, la observación y compilación de informaciones sobre esos incidentes formaba parte de su trabajo.

“Los observadores del ACNUDH no hallamos ningún objetivo militar en la zona”, dijo el Sr. Ali Mekhlafi. “Todas las víctimas eran civiles y estaban protegidas por el derecho internacional. Por consiguiente, este fue un ataque contra la población civil”.

Desde marzo de 2015, más de 8.000 personas han muerto y otras 49.000 han resultado heridas en los combates entre las fuerzas leales al gobierno del Presidente Abdrabbuh Mansour Hadi, que cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional, y las milicias hutíes y sus aliados de las unidades del ejército leales al ex Presidente Ali Abdullah Saleh.

Desde 2012, los observadores de la Oficina del ACNUDH han cumplido su cometido de acudir a los lugares donde han ocurrido vulneraciones de derechos humanos para documentar las bajas civiles. Los monitores van a los hospitales y hablan con los heridos. También entrevistan a testigos e incluso cuentan los cadáveres en el lugar de los hechos. Con esta información contribuyen a reconstruir lo acontecido y a determinar quién o quiénes fueron responsables de esos actos. Estas conclusiones se incorporan a los informes mensuales de la Oficina y a una base de datos que se encuentra a disposición de otras organizaciones de las Naciones Unidas y entidades internacionales. 

La labor de miembros del personal como Mekhlafi y Al Monify ha sido decisiva para documentar y elaborar informes sobre el conflicto de Yemen, afirmó Mohammad Ali Alnsour, Jefe de la rama del ACNUDH encargada de Oriente Medio y el Norte de África (MENA, por sus siglas en inglés).

“Estos observadores nacionales constituyen el eje de nuestra labor sobre el terreno, en una zona de conflicto como Yemen. Viajan con los medios a su alcance, usan teléfonos móviles, visitan hospitales, escuelas y lugares que han sido bombardeados. Los monitores desempeñan una función esencial y son los principales agentes de nuestro trabajo en Yemen”.

En el video que figura a continuación puede obtener más información sobre la labor que realizan los observadores de derechos humanos en Yemen.

18 de abril de 2018


Véase también