Skip to main content

Financiación y presupuesto de la ACNUDH

Navigation Blocks

Dónde trabajamos

Seleccionar Seleccionar
Navigation Blocks

Dónde trabajamos

Últimas contribuciones voluntarias al ACNUDH en 2024

(hasta el 31 de mayo, en orden cronológico, de las más antiguas a las más recientes)

DonanteMonedaImporte en dólares estado-unidenses
Singapore15,000
Indonesia-60,000
LituaniaEUR 25,00026,998
Arabia Saudita-1,323,610
Reino UnidoGBP 1,800,0002,261,307
Reino UnidoGBP 371,875467,180
NoruegaNOK 394,000,00036,427,515
EspañaEUR 20,00021,598
IrlandaEUR 4,300,000 4,643,629
República ChecaCZK 4,500,000197,195

Ver lista completa de contribuciones voluntarias a la ACNUDH en 2024 (PDF)

Financiación

Casi dos tercios de los fondos que recibe el ACNUDH proceden de contribuciones voluntarias de los Estados Miembros y otros donantes. El resto proviene del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas.

El presupuesto ordinario de las Naciones Unidas, aprobado por la Asamblea General, se financia a través de las cuotas que pagan los Estados Miembros. Estas cuotas se establecen mediante una fórmula que tiene en cuenta el tamaño y la importancia relativa de sus economías nacionales.

El presupuesto ordinario de 2023 es el cuarto que se ha elaborado de conformidad con el programa de reforma administrativa de las Naciones Unidas. En su 72º periodo de sesiones, la Asamblea General aprobó la propuesta de cambiar, de manera experimental, el ciclo presupuestario, que pasó de bienal a anual a partir del programa y presupuesto de 2020. Con miras a adoptar una decisión definitiva al respecto, la Asamblea General examinará la aplicación del presupuesto anual durante su 77º periodo de sesiones, en septiembre de 2022.

Las actividades relativas a los derechos humanos reciben una pequeña fracción del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas: algo más del 4%.

El presupuesto ordinario de las Naciones Unidas debería financiar todas las actividades encomendadas por la Asamblea General y sus órganos subsidiarios, comprendidas las del Consejo de Derechos Humanos. Los derechos humanos son responsabilidades estatutarias, reconocidas como uno de los tres pilares del Sistema de las Naciones Unidas, junto con los otros dos, el desarrollo y la paz y la seguridad. Aunque en el Llamamiento a la Acción en favor de los Derechos Humanos, formulado recientemente por el Secretario General, se hace hincapié en la importancia primordial de los derechos humanos para la labor del conjunto de la Secretaría de las Naciones Unidas, el presupuesto ordinario asignado a los derechos humanos es muy limitado. El presupuesto ordinario previsto para la Oficina para 2023 es de 144,3 millones de dólares estadounidenses, lo que representa algo más del 4% del presupuesto total de las Naciones Unidas.

La Oficina del ACNUDH depende en gran medida de las contribuciones voluntarias

Tal como ha venido ocurriendo en los últimos años, el presupuesto ordinario de 2023 presenta un índice de “crecimiento cero”, así como diversos recortes en todos los sectores previos de actuación decididos por la Asamblea General. En realidad, esto significa que los recursos asignados a los derechos humanos están menguando: los mandatos oficiales en materia de derechos humanos siguen aumentando tanto en número como en alcance y los Estados Miembros han solicitado formalmente que se examine la posibilidad de incrementar la fracción del presupuesto consagrada a los derechos humanos. La consecuencia de esta situación es que el ACNUDH sigue dependiendo de las contribuciones voluntarias para financiar hasta el 20% de las actividades que se le encomiendan, que deberían financiarse a través del presupuesto ordinario, en particular en lo tocante a la labor de los órganos de tratado y los procedimientos especiales.

Los donativos voluntarios o recursos extrapresupuestarios representaron en 2022 aproximadamente el 59% de todo el presupuesto del ACNUDH y fueron insuficientes para responder a todas las solicitudes de asistencia o a las necesidades identificadas por la Oficina. Para satisfacer todas las peticiones, el ACNUDH necesitaría un mayor apoyo financiero de los Estados Miembros y otros donantes, incluido el sector privado.

Solo el 33% de las contribuciones extrapresupuestarias no está asignado a fines específicos

Hasta el 9 de diciembre de 2022, la Oficina obtuvo 222,4 millones de dólares en concepto de contribuciones extrapresupuestarias, en comparación con los 230 millones a finales de año, cifra ligeramente superior a la recibida en 2021. De estas contribuciones, se espera que el 33% sean no asignadas, lo que supone una disminución del 4% respecto a 2021. Aunque se agradecen todas las contribuciones, el alto nivel de asignaciones limita la capacidad de la Oficina para asignar recursos allí donde se necesitan con mayor urgencia y exige constantes ajustes presupuestarios a lo largo del año.

Necesidades financieras en 2023

El total de recursos extrapresupuestarios que se necesita para 2023 es de 452 millones de dólares. Estos son los fondos que la Oficina necesitaría, además de las asignaciones del presupuesto ordinario, para financiar todas las necesidades asistenciales, tanto las peticiones recibidas como las identificadas por el ACNUDH. En teoría, las contribuciones deberían ser flexibles y se recibirían mediante acuerdos de varios años de duración, con el fin de mejorar la previsibilidad y sostenibilidad de nuestro trabajo. Los pagos que se realizan a principios del ciclo presupuestario también son decisivos, ya que contribuyen a aliviar la escasez de liquidez a lo largo del año.

En vez de limitarnos a los planes de costos operativos, este llamamiento recoge en toda su dimensión la amplitud de nuestras necesidades financieras y su justificación. Al mismo tiempo, este presupuesto general sigue limitado a lo que, de manera realista, es posible ejecutar en el plazo de un año. Por este motivo, y debido al largo proceso de contratación que nuestra Oficina debe respetar, algunos incrementos, especialmente sobre el terreno, siguen siendo modestos. La ampliación de los efectivos sobre el terreno exige un refuerzo constante de recursos humanos y presupuestos predecibles en el tiempo que permitan un crecimiento sostenido y una sólida capacidad operativa.