Skip to main content

Acerca de la migración y los derechos humanos

El ACNUDH y la migración

Se calcula que 281 millones de personas, aproximadamente el 3,6% de la población mundial, viven en la actualidad fuera de su país de origen, y muchos de ellos emigran de forma más o menos forzada. A pesar de que muchos migrantes deciden abandonar sus países de origen cada año, un número cada vez mayor de migrantes se ven obligados a dejar sus hogares por una compleja combinación de razones, como la pobreza, la falta de acceso a la atención sanitaria, la educación, el agua, los alimentos, la vivienda y las consecuencias de la degradación del medio ambiente y el cambio climático, así como los impulsores más "tradicionales" de los desplazamientos forzados, como la persecución y los conflictos.

Si bien la migración es una experiencia positiva y fortalecedora para muchos, es cada vez más evidente que la falta de gobernanza de la migración basada en los derechos humanos a nivel mundial y nacional está llevando a la violación rutinaria de derechos de los migrantes en tránsito, en las fronteras internacionales y en los países a los que emigran.

Aunque los migrantes no son intrínsecamente vulnerables, pueden serlo a las violaciones de los derechos humanos. Los migrantes en situación irregular tienden a ser desproporcionadamente vulnerables a la discriminación, la explotación y la marginación, a menudo viven y trabajan en la sombra, tienen miedo de quejarse y se les niegan sus derechos humanos y libertades fundamentales.

Las violaciones de los derechos humanos de los migrantes pueden incluir la denegación de derechos civiles y políticos, como la detención arbitraria, la tortura o la falta de garantías procesales, así como derechos económicos, sociales y culturales como el derecho a la salud, la vivienda o la educación. La denegación de los derechos de los inmigrantes suele estar estrechamente relacionada con leyes discriminatorias y con actitudes de prejuicio o xenofobia .

En este contexto, el ACNUDH trabaja para promover, proteger y hacer realidad los derechos humanos de todos los migrantes, independientemente de su estatus, centrándose especialmente en aquellos migrantes en situación de vulnerabilidad que son los más marginados y corren el riesgo de sufrir violaciones de los derechos humanos. La OACDH promueve un enfoque de la migración basado en los derechos humanos, que sitúa al migrante en el centro de las políticas y la gobernanza de la migración, y trata de garantizar que los migrantes se incluyan en todos los planes de acción y estrategias nacionales pertinentes, como los planes sobre la provisión de viviendas públicas o las estrategias nacionales de lucha contra el racismo y la xenofobia.