Skip to main content

Notas de prensa Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Detención de seguidores de la minoría religiosa Baha’i

09 junio 2023

Vista general de edificios incluidos en la lista de UNESCO en la ciudad vieja de Sana´a, Yemen, 24 de febrero de 2023 © EPA-EFE/YAHYA ARHAB

Hasta

Portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos: Jeremy Laurence

Lugar

Ginebra

La detención por parte de las autoridades de facto en Sana´a (también conocidas como Huthis o Ansar Allah) de un grupo de seguidores de la minoría religiosa Baha´i y un sermón posterior por parte de Shamseddin Sharafeddin, el Mufti de Sana´a, el cual incitó al odio contra los Baha´is y otros grupos religiosos, son ambas cuestiones que suscitan gran preocupación.

Nuestra Oficina insta a liberar de manera inmediata a las 16 personas que siguen en prisión en régimen de incomunicación, además de condenar el uso de cualquier lenguaje que incite a la discriminación y la violencia, en particular dirigida contra las minorías, y que suele conducir al exilio forzado y el desplazamiento.

El 25 de mayo, las fuerzas de seguridad irrumpieron en una reunión pacífica de Baha´is en Sana´a. Diecisiete personas, incluyendo cinco mujeres, fueron llevadas por la fuerza a un lugar desconocido, donde se les confiscó sus libros, teléfonos, ordenadores portátiles y otras pertenencias. Una de estas personas ha sido puesta ya en libertad.

El viernes pasado, durante un sermón que se pronunció en Sana´a, el Mufti designado por las autoridades de hecho en Sana´a acusó a los seguidores Baha´i detenidos de apostasía y de ser traidores, a la vez que afirmó que si no mostraban arrepentimiento deberían ser asesinados. Deploramos el uso de este tipo de lenguaje, el cual desafía el derecho internacional de forma evidente.

Recordamos a las autoridades de facto en Sana´a que es su obligación respetar los derechos humanos de las personas que viven bajo su control. Los derechos humanos garantizan a las minorías, entre otras cosas, el derecho a profesar y practicar su propia religión y el derecho a un juicio justo ante un tribunal independiente e imparcial. La detención preventiva debe ser la excepción y debe utilizarse exclusivamente si fuera razonable y necesaria, tomando como base una evaluación individual de cada caso.

Para más información y solicitudes de medios de comunicación, póngase en contacto con:

En Ginebra

Jeremy Laurence + +41 22 917 9383 / [email protected] o
Marta Hurtado - +41 22 917 9466 / [email protected]

En Nairobi

Seif Magango - +254 788 343 897 / [email protected]

Etiqueta y comparte

Twitter @UNHumanRights
Facebook unitednationshumanrights
Instagram @unitednationshumanrights

VER ESTA PÁGINA EN: