Skip to main content

El VIH/SIDA y el derecho a la salud

Relator Especial sobre el derecho de toda persona a la salud física y mental

Impulsada por la urgencia del derecho a la vida e impulsada por el Objetivo de Desarrollo del Milenio de detener y comenzar a reducir la epidemia de sida, la respuesta mundial al VIH logró reducir el número de nuevas infecciones por el VIH en un 35% desde el año 2000.

La realización efectiva del derecho a la salud en la respuesta mundial al sida significa no sólo asegurar el acceso a la atención sanitaria, sino también abordar los determinantes subyacentes de la salud, en particular la discriminación y el estigma. Las desigualdades sociales y la exclusión condicionan los resultados sanitarios y contribuyen a la creciente carga de enfermedad que soportan los grupos marginados. Además, una condición de salud como el VIH/SIDA puede implicar la exposición a formas agravadas de discriminación que refuerzan las desigualdades existentes.

Una metáfora de las grandes desigualdades

La epidemia del VIH sigue siendo una metáfora de las grandes desigualdades dentro de los países y entre ellos. Poblaciones y comunidades específicas -a menudo las más frágiles y marginadas- siguen siendo dejadas de lado y se llevan la peor parte de la epidemia. Los principios de derechos humanos de no discriminación, igualdad, participación, acceso a la justicia y responsabilidad han sido cruciales para que la respuesta al SIDA sea eficaz.

El disfrute del más alto nivel posible de salud es un derecho humano fundamental que incluye el acceso no discriminatorio, asequible y aceptable a servicios, bienes e instalaciones sanitarios de calidad. Sin embargo, en todo el mundo, incluso allí donde existen servicios sanitarios, las personas se enfrentan a diversas formas de discriminación y violencia en relación con la atención sanitaria.

La epidemia sigue estando acompañada de violaciones de los derechos humanos alimentadas por la discriminación, la violencia y las leyes, políticas y prácticas punitivas. La discriminación relacionada con el VIH suele estar profundamente entrelazada con otras formas de discriminación por motivos de género, raza, discapacidad, consumo de drogas, orientación sexual e identidad de género, situación migratoria, ser trabajador sexual, preso o ex preso. Las leyes, políticas y prácticas punitivas impiden -y a veces impiden por completo- que los desfavorecidos y marginados accedan a la información, los bienes y los servicios sanitarios que son fundamentales para la prevención y la atención del VIH. Hay un gran número de pruebas que demuestran claramente que los marcos punitivos alejan a las personas de los servicios sanitarios, y en particular a las más necesitadas.

La realización de todos los derechos humanos para acabar con el VIH/SIDA

La plena realización de los derechos humanos en la respuesta al VIH/SIDA es crucial para acabar con la epidemia para 2030, tal y como se comprometió en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Acabar con el sida no solo es fundamental para lograr la salud para todos. También avanzará y dependerá del progreso de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la igualdad de género, la paz, la justicia y las instituciones y asociaciones inclusivas para los objetivos.

Resoluciones del Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos ha emitido resoluciones sobre los derechos humanos en el contexto del VIH y el SIDA, a saber

Consultas, informes y declaraciones

De acuerdo con la última resolución, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos organizó una consulta los días 12 y 13 de febrero de 2019 para debatir todas las cuestiones y los retos pertinentes relacionados con el respeto, la protección y el cumplimiento de los derechos humanos en el contexto de la respuesta al VIH. La consulta se centró en particular en las estrategias regionales y subregionales y en las mejores prácticas. Ver el Declaración del Relator Especial y el correspondiente Informe del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

Véase el informe sobre el derecho a la salud y la criminalización de las conductas homosexuales y la orientación sexual, el trabajo sexual y la transmisión del VIH (A/HRC/14/20).

Véase también: