Skip to main content

Antecedentes de la Convención

Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

La Convención es el resultado de décadas de trabajo de las Naciones Unidas para cambiar las actitudes y los enfoques sobre las personas con discapacidad. Lleva a un nuevo nivel el paso de considerar a las personas con discapacidad como "objetos" de caridad, tratamiento médico y protección social a considerar a las personas con discapacidad como "sujetos" con derechos, capaces de reclamar esos derechos y de tomar decisiones para sus vidas basadas en su consentimiento libre e informado, así como de ser miembros activos de la sociedad.

Adopción de la Convención

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo (A/RES/61/106) se adoptó el 13 de diciembre de 2006 en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Se abrió a las firmas el 30 de marzo de 2007 y entró en vigor el 3 de mayo de 2008 tras la ratificación del vigésimo Estado parte.

En agosto de 2021, la Convención contaba con 183 Estados partes y era el primer tratado de derechos humanos ratificado por una organización de integración regional, la Unión Europea.

La Convención adopta una amplia categorización de las personas con discapacidad y reafirma que todas las personas con cualquier tipo de discapacidad deben disfrutar de todos los derechos humanos y libertades fundamentales. Aclara y matiza el modo en que todas las categorías de derechos se aplican a las personas con discapacidad e identifica las áreas en las que hay que hacer adaptaciones para que las personas con discapacidad puedan ejercer efectivamente sus derechos y las áreas en las que se han violado sus derechos, y en las que hay que reforzar la protección de los mismos.

¿Cómo protege a las personas?

La Convención se propone promover, proteger y asegurar el disfrute pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por parte de todas las personas con discapacidad y promover el respeto de su dignidad inherente.

Los principios establecidos en el convenio son:

  • Respeto a la dignidad y a la autonomía individual;
  • No discriminación;
  • Participación e inclusión;
  • Respeto por la diferencia y la diversidad;
  • Accesibilidad;
  • Igualdad de oportunidades;
  • Igualdad entre hombres y mujeres; y
  • Respeto a la evolución de las capacidades de los niños con discapacidad.

La Convención es importante porque:

  • Aclara los derechos de las personas con discapacidad;
  • Establece las responsabilidades de respetar esos derechos;
  • Requiere un enfoque de la discapacidad basado en los derechos;
  • Promueve un desarrollo inclusivo y accesible; y
  • Garantiza el seguimiento nacional e internacional de los derechos.

Lea el texto completo del Convenio aquí.