Skip to main content

Violencia de género contra mujeres y niñas

El ACNUDH y los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres define la "violencia contra la mujer" como *cualquier acto de violencia de género que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, incluidas las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada".

El movimiento por los derechos de la mujer ha necesitado décadas de lucha para convencer a la comunidad internacional de que la violencia de género contra las mujeres es un problema de derechos humanos, y no sólo un asunto privado en el que el Estado no debe interferir..

Normas internacionales de derechos humanos

En 1992, the Comité CEDAW in its Recomendación general nº 19 afirmó que la violencia contra las mujeres es una forma de discriminación, dirigida a una mujer por ser mujer o que afecta a las mujeres de forma desproporcionada. Esta violencia inhibe gravemente la capacidad de las mujeres para disfrutar de sus derechos y libertades en igualdad de condiciones con los hombres.

En diciembre de 1993, el Declaración sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres reconoció que la violencia contra las mujeres viola los derechos y las libertades fundamentales de las mujeres, y pidió a los Estados y a la comunidad internacional que trabajen para erradicar la violencia contra las mujeres.

Ese mismo año, el Declaración y Programa de Acción de Viena reconoció que la eliminación de la violencia contra las mujeres en la vida pública y privada es una obligación de derechos humanos. La entonces Comisión de Derechos Humanos condenó la violencia de género por primera vez en 1994 y ese mismo año nombró a una Relatora especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias.

En 1995, la Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer, celebrada en Pekín, reafirmó las conclusiones de la Conferencia de Viena, incluyendo la violencia contra la mujer como una de las áreas críticas de preocupación.

En 2017, el Comité CEDAW, ha celebrado el 25º aniversario de su Recomendación General nº 19, elaborando más las normas internacionales sobre la violencia de género contra las mujeres. En Recomendación General nº 35, el Comité de la CEDAW reconoció que la prohibición de la violencia de género contra las mujeres ha evolucionado hasta convertirse en un principio de derecho internacional consuetudinario, que obliga a todos los Estados.

El papel del Estado en la lucha contra la discriminación estructural y arraigada

Enmarcar la violencia de género contra las mujeres como una violación de los derechos humanos implica un importante cambio conceptual. Significa reconocer que las mujeres no están expuestas a la violencia por accidente, o debido a una vulnerabilidad innata. Por el contrario, la violencia es el resultado de una discriminación estructural y arraigada, que el Estado tiene la obligación de abordar. La prevención y el tratamiento de la violencia de género contra las mujeres requiere medidas y reformas legislativas, administrativas e institucionales, incluida la erradicación de los estereotipos de género.

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra las mujeres y el Comité CEDAW Recomendación General nº 35 prevén el concepto de diligencia debida como una obligación de los Estados. En virtud de esta obligación, los Estados tienen el deber de adoptar medidas positivas para prevenir y proteger a las mujeres de la violencia, castigar a los autores de actos violentos e indemnizar a las víctimas de la violencia. El principio de diligencia debida es crucial, ya que proporciona el vínculo que falta entre las obligaciones de derechos humanos y los actos de los particulares.

Nuevas prácticas innovadoras y prometedoras

En muchos países del mundo se han hecho progresos considerables. Se han establecido marcos jurídicos amplios e instituciones y políticas específicas para promover los derechos de la mujer, prevenir y proteger a las mujeres de la violencia.

Cada vez hay más conciencia de la naturaleza y el impacto de la violencia de género contra las mujeres en todo el mundo. Cada año se informa a la Asamblea General, al Consejo de Derechos Humanos y a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de prácticas innovadoras y prometedoras, incluso en los ámbitos de la investigación, el enjuiciamiento y la prestación de servicios. Por ejemplo:

  • Comisiones de investigación y misiones de investigación han integrado cada vez más una lente de género en sus metodologías y análisis, aumentando la visibilidad de las violaciones de los derechos humanos que han afectado a las mujeres y las niñas, como la violencia de género. También han abordado la continuidad o la exacerbación de formas preexistentes de discriminación por razón de género, y el impacto diferenciado que las violaciones de los derechos humanos y los conflictos han tenido en las mujeres y las niñas.
  • El ACNUDH recopiló y analizó experiencias de litigio estratégico (por ejemplo, en Guatemala, la RDC, Liberia y México) sobre cómo poner en práctica enfoques centrados en las víctimas y que tengan en cuenta las cuestiones de género.
  • Existen experiencias prometedoras en Camboya, Bosnia y Herzegovina, RDC, Malí, Uganda y Guatemala sobre cómo medidas de protección han mejorado el acceso a la justicia de las víctimas de la violencia de género, en particular de la violencia sexual, permitiendo su participación en los procesos judiciales. Entre ellas se encuentran las medidas contra las represalias, la intimidación y la estigmatización, así como la importancia crítica del apoyo psicológico y las oportunidades de generación de ingresos para las víctimas en todas las diferentes etapas de los procesos de rendición de cuentas.   

Un tercio de las mujeres de todo el mundo son víctimas de la violencia

Sin embargo, las cifras de prevalencia de la violencia de género contra las mujeres son alarmantes. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, un tercio de las mujeres del mundo sufren violencia al menos una vez en su vida.

Sigue habiendo obstáculos para el acceso de las mujeres a la justicia, lo que se traduce en una impunidad generalizada de la violencia. Todavía son necesarios esfuerzos considerables para promover la autonomía y la capacidad de elección de las mujeres y las niñas y para garantizar la realización del derecho de las mujeres y las niñas a una vida libre de violencia.

La violencia de género en el contexto de COVID-19

La pandemia de COVID 19 se está cobrando la vida de muchas personas en todo el mundo y los informes muestran el impacto desproporcionado de la pandemia en los derechos de las mujeres y las niñas y cómo la crisis amenaza con revertir los logros alcanzados con tanto esfuerzo en el avance de los derechos de las mujeres y las niñas y la igualdad de género. Los informes revelan un aumento de la violencia de género contra las mujeres en todo el mundo, con un incremento en muchos casos de más del 25%, tal y como se afirma en el informe de las Naciones Unidas Informe político sobre el impacto de COVID-19 en las mujeres (2020).

Artículos de interés


Debemos dar prioridad a una recuperación con perspectiva de género de la COVID-19
27 de julio de 2021


Las víctimas de la violencia sexual en el conflicto de Ituri encuentran un lugar para la curación y la justicia
30 de julio de 2020


Las mujeres más afectadas por el COVID-19 deben participar en los esfuerzos de recuperación
22 de julio de 2020

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer - 25 de noviembre
22 de noviembre de 2017

Declaración conjunta de los mecanismos independientes de derechos humanos de la mujer de la ONU y regionales:
10 de julio de 2017